Libros

De Leonardo Da Vinci a David Bowie: las casas de los grandes artistas del mundo

'Life Meets Art', el nuevo libro editado por Phaidon, reúne un total de 250 espacios y estancias donde vivieron algunos de los creadores más importantes de la historia. 

'Casa orgánica' (Ciudad de México).
'Casa orgánica' (Ciudad de México).

Músicos, escritores, diseñadores de moda, pintores... Los protagonistas de esta selección perfeccionaron, cada uno en su época y disciplina, el admirable arte de crear. Ahora, la editorial Phaidon recoge los interiores donde han transcurrido la vida y obra de personalidades marcadas por la imaginación, la sensibilidad y el genio artístico. Desde el siglo XV hasta hoy, algunos de estos espacios han sido convertidos en museos y otros son residencias privadas cuyos dueños han querido formar parte de este repertorio impreso de espacios que albergan historia y predican el culto a la mente.

Javier Senosiain

Si de Ciudad de México han surgido algunos de los arquitectos más famosos del mundo, casi nadie fuera de la ciudad ha oído hablar del diseñador surrealista Javier Senosiain, nacido en 1948. Maestro de la construcción de forma libre, de inspiración biológica, ha creado estructuras curvas que se asemejan a serpientes, hongos, protozoos y conchas marinas. “La línea recta está prácticamente ausente en la Naturaleza: todo, desde los microorganismos hasta las galaxias, se desplaza en espirales”, dijo. En 1984 Senosiain creó su propia casa, la 'Casa Orgánica' (arriba en la imagen), en una ladera al oeste de Ciudad de México, en Naucalpan de Juárez. La casa, cubierta de césped, arbustos, árboles y flores, se asemeja a una duna verde. El interior está tallado en concreto liso y curvo recubierto de polvo de mármol dorado, parecido al interior de una cueva sedosa, con claraboyas de plástico, ventanas de ojo de buey y túneles sinuosos. En la sala de estar, que se abre al terreno circundante a través de un vidrio en forma de ameba, se incorpora un banco curvo, cuyo color y textura combinan con las demás superficies. Ese espacio se funde con la cocina, que continúa en otro espacio, y en otro, y así sucesivamente.

Villa Santo Sospir (Villefranche).
Villa Santo Sospir (Villefranche).

Jean Cocteau

Situada en un acantilado sobre la bahía de Villefranche, en las afueras de Niza, Villa Santo Sospir es la encarnación perfecta de la asombrosa variedad de talentos del escritor, poeta, dramaturgo, pintor y muralista francés. La villa mediterránea de azulejos rojos perteneció a la mecenas de las artes parisina Françine Weisweiller, quien en 1950 invitó a Jean Cocteau (1889-1963) y a su hijo adoptivo a pasar una semana de vacaciones. Pronto la casa, que se convirtió en un escenario habitual de sus vidas (su otro refugio era la casa de Cocteau en Milly-la-Forêt, en las afueras de París), se conoció como la 'casa tatuada', debido al trabajo creativo de Cocteau en su interior. Las aguas cristalinas del paraje y los afloramientos rocosos le recordaron a Cocteau el Egeo, y así (con el permiso de Weisweiller) comenzó dibujando a Apolo en una pared sobre la chimenea, primero con carbón y luego con témpera pigmentada. Pronto, las paredes y los techos de la casa se adornaron con representaciones divertidas, a menudo eróticas, de Dionisio, Narciso, Diana o Acteón. Después comenzó a pintar pantallas de lámparas, estanterías y mesas, e incluso diseñó tapices de pared para cubrir superficies descubiertas.

The Mount (Massachusetts, Estados Unidos).
The Mount (Massachusetts, Estados Unidos).

Edith Wharton

Considerada una de las escritoras más importantes de Estados Unidos, Edith Wharton (1862-1937) rompió con las limitaciones sexistas y jerárquicas de la sociedad de su tiempo con novelas seminales como 'La edad de la inocencia', 'Ethan Frome' y 'La casa de la alegría'. Pero también escribió libros sobre arquitectura, jardines, diseño de interiores y viajes, incluida 'La decoración de casas', en 1897, con el arquitecto Ogden Codman Jr. En 1901, ambos diseñaron The Mount en la cima de una colina, en Lenox, Massachusetts. Wharton escribió gran parte de lo mejor de su obra aquí, mientras su matrimonio se desintegraba. Los Wharton vendieron The Mount en 1911, y se divorciaron en 1913, cuando Edith se mudó definitivamente a Francia. Pero la casa es un testimonio vivo de su talento y fortaleza. Influida por diseños franceses, italianos e ingleses, Wharton se centró en la moderación clásica, el orden, la escala y la armonía. La casa de estuco blanco, con contraventanas verde oscuro, está definida por grupos verticales de frontones y chimeneas. Los libros de la biblioteca incluyen obras de todas las épocas de la vida de Wharton, que también imaginó, con Beatrix Farrand, el paisaje sereno y estratificado de la casa.

Salón Adolph Böhm, en la residencia de Wagner (Hütteldorf, Viena)
Salón Adolph Böhm, en la residencia de Wagner (Hütteldorf, Viena)

Otto Wagner

Arquitecto de la Secesión vienesa, Otto Wagner (1841-1918), contribuyó a propagar el movimiento de la arquitectura moderna en Europa con diseños en los que la decoración simplificada, pero aún solemnemente elegante, seguía las exigencias de estructura, material y función. “El único punto de partida posible para nuestra creación artística es la vida moderna”, declaró en 1895. En 1888, Wagner construyó una villa para su familia en Hütteldorf, un suburbio de Viena situado en la cima de una colina, en el nuevo Jugendstil (un estilo decorativo alemán paralelo al Art Nouveau), que fusionó su formación clásica con un creciente interés por la abstracción y el funcionalismo. En el interior, la villa se distribuye en salones elevados y coloridos, de los que el más exquisito es el salón Adolph Böhm, reconstruido en 1900 y llamado así por el diseñador de sus ventanas de cristal Tiffany con flores de colores brillantes. Wagner adornó la sala, el mayor espacio Art Nouveau de Viena, con muebles de inspiración griega y decoración con pan de oro. En 1912 Wagner vendió la propiedad y construyó Villa II, una casa vecina que incorpora abstracciones que afirman su evolución moderna. La villa original es ahora el Museo Ernst Fuchs, el artista realista que fue su inquilino final.

Apartamento de Victor Hugo (Place des Vosges, París).
Apartamento de Victor Hugo (Place des Vosges, París).

Victor Hugo

El escritor francés Victor Hugo (1802-1885), hijo de un general del ejército de Napoleón, sufrió un exilio de veinte años, principalmente en Guernsey, una de las Islas del Canal de Gran Bretaña, debido a sus ideas republicanas, antes de regresar a Francia en 1870, después de la proclamación de la Tercera República. Hugo alquiló un apartamento en París, en un segundo piso, que habitó de 1832 a 1848, en la Place des Vosges (entonces Place Royale), que revela su sorprendente talento para el diseño y la decoración. El espléndida piso estilo Regency, donde escribió el comienzo de 'Los Miserables', presenta una decoración atrevida: con paredes de damasco de colores profundos finamente estampados, molduras de madera tradicionales, monogramas tallados y muebles extravagantes, muchos de ellos ideados por el propio Hugo. La casa como está hoy refleja su estilo de vida antes, durante y después del exilio. El salón chino muestra la decoración original de la casa de Hugo en Guernsey, incluidos los intrincados paneles de estilo asiático diseñados por Hugo, la porcelana fina que cubre paredes y estantes; y la mesa en la que escribió La leyenda de los siglos, en 1859.

Fundación César Manrique en Tahíche (Lanzarote).
Fundación César Manrique en Tahíche (Lanzarote).

Cesar Manrique

El pintor y escultor César Manrique (1919-1992) transformó literalmente Lanzarote, la isla donde nació. Su arquitectura expresionista, que combina piedra volcánica, paredes encaladas y coloridos murales y estatuas, rodea la isla, donde diseñó monumentos, parques, grutas, jardines y museos. La Fundación César Manrique en Tahíche, donde vivió de 1968 a 1988, está situada en medio de un enorme canal de lava. El piso superior se inspira en la arquitectura tradicional de Lanzarote, y linda con un jardín lleno de estatuas. El nivel inferior, construido alrededor de burbujas volcánicas conectadas por túneles, contiene muebles, murales y estatuas de Manrique. La casa museo, ubicada en una granja reformada en Haría, con piedras de basalto y pesadas vigas de madera, ofrece acceso a sus pertenencias personales, incluyendo cerámicas, esculturas y libros, y, en el estudio adyacente, sus óleos, herramientas, caballetes, y pinturas inacabadas.

Casa museo de Pablo Neruda en Isla Negra (Chile).
Casa museo de Pablo Neruda en Isla Negra (Chile).

Pablo Neruda

El Premio Nobel chileno (1904-1973) fue uno de los poetas latinoamericanos más importantes del siglo XX. Su gran influencia y su estilo de vida inquieto se reflejan en las tres casas museo a él dedicadas: La Sebastiana, La Chascona e Isla Negra, su casa junto al mar, a 97 kilómetros al oeste de Santiago, donde vivió desde 1937 hasta su muerte con largos periodos de ausencia. Neruda extendió la propiedad con el arquitecto catalán Germán Rodríguez Arias, insertando una torre de piedra sobre la estructura original y construyendo un ala azul océano. Con sus vistas privilegiadas de la escarpada costa y el sonido del constante oleaje, la casa es un testimonio de la imaginación de Neruda y del mar "salvaje y azul" que amaba. En el interior, superficies de madera barnizada, espacios estrechos y alguna portilla evocan el interior de un barco. Objetos insólitos (Neruda se llamaba a sí mismo “cosista”) cubren todas las superficies: máscaras, pipas, un mascarón de proa, brújulas, mapas, conchas marinas y dientes de ballena. Incluso hay una gran ancla oxidada en el jardín.

Estudio del artista Kanjirō, situada al oeste de Kioto.
Estudio del artista Kanjirō, situada al oeste de Kioto.

Kawai Kanjirō

En las décadas de 1920 y 1930, el alfarero japonés Kawai Kanjirō (1890-1966) ayudó a fundar Mingei, un movimiento de arte popular inspirado en la naturaleza y el arte artesanal de la gente común. Su cerámica evocaba al artesano desconocido, con floreros de porcelana, tsubos (frascos) en forma de templo, vidriados con sus característicos colores cobre anaranjado, marrón oscuro y azul cobalto. Kanjirō también creó esculturas, muebles, tallas de madera, poesía y caligrafía. Diseñó su propia casa y estudio de dos pisos, que su hermano construyó, así como la mayoría de sus objetos. Ubicada en el este de Kioto, evoca un pasado rural japonés glorificado, con sus pisos y vigas de madera, muebles pesados de madera oscura, jardín de rocas en el patio, paneles de shoji y chimeneas abiertas. El estudio de Kanjirō es un santuario para su oficio. Al fin, hablamos de un hombre que dijo “la vida es trabajo, el trabajo es vida”.



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba