Un viaje es una unión, propiciada a través del espacio o del tiempo. El primero es geográfico: dos puntos alejados en un mapa se unen y el destino se percibe como algo inmediato y palpable. El segundo, se concreta en sensaciones, emociones y descubrimiento interior. Para The Macallan, su primer viaje empezó hace 200 años cuando Alexander Reid, fundador de la marca, asentara la primera destilería sobre el río Spey, en Escocia. Comienza entonces un recorrido en el que la experiencia hizo la excelencia. 

A través de la unión de valores comunes y de un espíritu de exigencia, ha llegado el actor Peter Vives a embarcarse en una nueva andadura dentro del universo The Macallan. Nacido en Barcelona y de madre neozelandesa, concibe el viaje como una necesidad vital en la que encuentra su 'yo' más auténtico. Seductor, elegante y refinado, ya sea interpretando a Shakespeare sobre el escenario o subiéndose a un avión para cruzar el Atlántico rumbo a Estados Unidos, el actor busca en su día a día capturar pequeños placeres, experiencias que favorezcan la inspiración y admiración del mundo que lo rodea. Un hombre dedicado a las artes, que forja en el teatro y en la interpretación su carácter inconformista, aquel que busca la continua superación de su versión presente. Una evolución interior que hace del tiempo su recurso más preciado.

VOPVID20201221_0001

The Macallan y la madera: un viaje de sabores

Así, a través del tiempo, es como la artesanía juega su mejor carta en The Macallan, que lanza ahora dos de sus expresiones más distinguidas, la referencia de 15 y 18 años, unidas a la edición ya existente de 12 años. Un conjunto de tres etiquetas que dan vida a la Trilogía Double Cask, una gama madurada entre barricas de roble europeo y americano, previamente sazonadas con jerez oloroso para dotarla de un equilibrio que se refleja en el sutil sabor a vainilla y aromas a fruta seca y toffee. Se trata de una elegante combinación de matices en boca que emergen gracias al excelente proceso que atraviesa la madera de las barricas, que al igual que la propia trilogía, mantiene un valioso tributo al tiempo.

Sabores y aromas que recuerdan a un tiempo pasado, la nueva colección de The Macallan evoca el valor del 'savoir-faire'. | Foto: Manuel FIestas.

En la herencia The Macallan, la artesanía y la apreciación del trabajo lento cuentan su propia historia: la de la madera y su viaje. Desde los bosques del norte de España y los Pirineos franceses parten los robles por los que esta gama obtiene su procedencia europea. De forma paralela, los robles naturales de Ohio, Missouri y Kentucky, en Estados Unidos, van de camino hacia la destilería de Speyside (Escocia). Allí se encuentran para ser tratados de forma artesanal por los 'Maestros del Whisky' de The Macallan en la construcción de las barricas que posteriormente se añejan con jerez. El resultado son tres expresiones elaboradas a la medida del lujo: el roble fuerte contrasta con los toques dulces, dando vida a un whisky de malta perfectamente equilibrado.

La Trilogía Double Cask se presenta como una colección que rinde homenaje al tiempo, la artesanía y la búsqueda de excelencia. | Manuel Fiestas.

El encuentro de dos mundos

La unión de dos viajes, el de Peter Vives, "a caballo entre dos continente, dos culturas, dos idiomas", según sus palabras, en el que se siente afortunado porque su forma de vida le permite conocer distintos rincones del mundo para enriquecer su mente y su alma. Por otro lado, el de The Macallan, especial por atravesar en su proceso un imponente océano, así como por aspirar siempre a ofrecer su mejor interpretación del whisky. Dos caminos marcados por el deseo de perdurar, de alcanzar la excelencia en el medio personal y en el profesional, incluso cuando esto suponga optar por el camino más difícil. Aquí radica la verdadera búsqueda de perfección, valor que, innegablemente, comparte el actor con la marca escocesa.