Vox quiere vender el complejo de edificios que acogen la Asamblea de Madrid en Vallecas o, en su defecto, cederlos para construir un nuevo colegio en el distrito. Según ha podido saber Vozpópuli, la idea, que fue planteada este miércoles por Rocío Monasterio en Telemadrid, se materializará en forma de iniciativa parlamentaria durante la nueva legislatura.

La dirigente de Vox en Madrid quiere presentar una propuesta de "racionalización" del gasto público en arrendamientos de inmuebles por parte de la Comunidad de Madrid, un desembolso que eleva hasta los 119 millones de euros, tal y como adelantó en este diario el pasado mes de marzo. "A lo mejor tenemos que hacer un esfuerzo en reducir el gasto de 119 millones en la CAM en edificios arrendados. Es el momento. O tenemos que ir a zonas más baratas de alquiler. Ese es el ejercicio que tenemos que hacer", apuntó en primavera. 

Ahora, mete en el paquete de "gastos superfluos" la sede de la Asamblea en el distrito de Vallecas, obra de los arquitectos Juan Blasco y Ramón Valls-Navascués. Está situada en el número 142 de la avenida de Pablo Neruda, y su edificio principal ocupa una manzana de 4.000 metros cuadrados, con una superficie construida de 17.000 metros.

El proyecto se inauguró en 1998 y fue impulsado por el tercer presidente de la Asamblea, Pedro Díez, de Izquierda Unida. Costó 3.000 millones de las antiguas pesetas y, aunque no esté alquilada, Monasterio considera que podría convertirse en un centro escolar.

Allá por 2010 la entonces presidenta de la CAM, Esperanza Aguirre invitó al ex presidente José María Aznar a visitar el hemiciclo. "Muy grato, moderno, funcional, agradable, luminoso, espléndido...", describió la dirigente madrileña. "Muy bonito", apuntó Aznar. Arquitecta de profesión, Monasterio no tiene reparo en reconvertirlo y trasladarse a trabajar a Sol.

Vox y PP han acordado reducir drásticamente el número de diputados que componen la Cámara de Vallecas. No se ha concretado el número final, pero la líder de Vox en Madrid anunció este martes que, en el plazo de dos meses, se presentará una iniciativa recogiendo el espíritu del pacto que inaugura la XII legislatura y que implica una modificación del Estatuto de Autonomía.

Recorte de escaños y traslado a Sol

Esta modificación ha de contar con el apoyo de dos tercios de la Cámara y los votos de PP y Vox no suman: harían falta 12 votos de la izquierda. Monasterio dice "confiar" en que Más Madrid apoyará su causa "porque he escuchado a Mónica García decir que quería acabar con el despilfarro político, así que entiendo que no tendrá ningún problema en votar a favor".

Desde Vox plantean que ese tijeretazo en escaños justificaría aún más la venta o la cesión del enorme terreno en el que se sitúa la Asamblea -sobrará espacio- y proponen que los diputados madrileños se trasladen a trabajar a Sol. Además, presionarán a Díaz Ayuso para que presente unos nuevos presupuestos "cuanto antes".

"Hay que poner a los diputados a trabajar, sacar un presupuesto y con la mitad estaríamos mucho mejor. También podríamos vender el edificio de la Asamblea de Madrid o cederlo para un colegio para niños en Vallecas e irnos todos a Sol, que es un edificio gigante y vacío y poner los recursos de una vez por todas al servicio de los madrileños y no de los políticos", sugiere Monasterio. 

La nueva legislatura echa a andar con alguna novedad, como la ubicación de Más Madrid en el sitio preferente de la oposición, justo enfrente de la bancada de los 'populares', pero arrastrando las reivindicaciones de la anterior.

Vox exige presupuestos "cuanto antes"

Vox pretende rescatar sus propuestas en la anterior negociación de presupuestos con el aliciente de un Ciudadanos desaparecido del Gobierno. Fuentes de la formación aseguraron a este diario que, durante las negociaciones, el Ejecutivo madrileño anterior había llegado a aceptar un plan de compensación e inyección de liquidez a pymes y autónomos de 1.500 millones de los que 250 millones eran solo para hostelería; bonificar las cotizaciones sociales de personal laboral de cuidados a domicilio para favorecer a las familias y también reducir cien millones al año el gasto político superfluo y una auditoría de subvenciones y deuda pública.

Según Vox, las conversaciones sobre las cuentas iban por buen camino y habían recibido luz verde al incremento presupuesto de dependencia, a la agilización del pago de proveedores y al refuerzo de la seguridad de los centros de menores y la revisión del coste de cada menor extranjero no acompañado. Fuentes del PP consultadas por este diario señalaron que el adelanto electoral impidió que se llegase a ningún tipo de acuerdo presupuestario y no explicaron qué medidas de Vox estaban dispuestos a aceptar.

El entorno de Monasterio sí reveló que el cheque extraescolar 30 euros/mes hasta Bachillerato, la reducción de consejerías y la de impuestos de forma inmediata no habían sido aceptadas.

Otras de las propuestas que Vox pretende rescatar para negociar unas nuevas cuentas son el plan de salud mental, el plan de prevención de adicción de niños a tecnología, el plan Revive y el polémico 'pin parental', un instrumento para que los padres sean los que autoricen expresamente si sus hijos acuden o no a las charlas y contenidos de actividades complementarias y extraescolares. Medida esta última que Ayuso ha rechazado en varias ocasiones.