El ritmo de vacunación en España es muy alto, pero podía ser incluso mayor si se suma a todos los actores disponibles. En nuestro país, solo cuatro comunidades autónomas han sumado a la sanidad privada a la campaña de vacunación contra el coronavirus. Según confirman fuentes del sector a Vozpópuli, Baleares ha sido la última en sumar a este sector a la vacunación.

Aparte de Baleares, también se vacuna en la sanidad privada de Madrid, Canarias y Cataluña. El presidente de la Alianza de la Sanidad Privada Española (ASPE) ha confirmado a este diario que han cuantificado la aportación que podría hacer el sector al ritmo de administración de dosis.

El presidente de ASPE, Carlos Rus, señala que utilizando un tercio de las enfermeras con las que cuenta la sanidad privada, alrededor de 7.000, sería posible llegar a una cifra muy importante de dosis diarias. Formando equipos de tres enfermeras, dos para inocular y una para preparar la vacuna, se podría llegar a 40 vacunas la hora.

Rus afirma que sumando el equipo de enfermeras estaríamos hablando de 150.000 vacunaciones a la hora. Lo que en una jornada de 8 horas hacen 1,2 millones de dosis administradas en un día. En el caso de la sanidad pública, tomando como referencia la última semana, vemos que de media se inoculan 454.949 dosis al día.

Sumando fuerzas la sanidad pública y la privada se alcanzarían el 1,6 millones de dosis diarias. ¿Podría esto adelantar la fecha a la que se llega a la inmunidad de rebaño? Según los cálculos realizados por Vozópuli, se podría acelerar, al menos, hasta el 24 de julio.

Hasta este martes, se habían administrado 33,5 millones de vacunas y más de 13 millones de personas cuentan con la pauta de vacunación completa (el 27% de la población). Con una dosis hay 8.496.627 de personas, por lo que hacen falta la misma cantidad de vacunas para completar su inmunización. A su vez, para llegar a un 70% de la población vacunada, quedan por inmunizar 11.144.160 personas.

La farmacéutica Johnson and Johnson ha señalado que será incapaz de cumplir con su promesa de mandar 55 millones de dosis para el segundo trimestre del año. Si nos ponemos en el peor de los casos, vamos a contar con que estas 11 millones de personas necesitan dos dosis cada una para ser inmunizados por completo.

En este caso, sería necesario administrar 30.784.947 de vacunas. Ahora bien, a un ritmo de 1,6 millones de vacunas diarias se inocularían 16 millones en 10 días. Si dejamos de espacio entre la primera y la segunda 28 días, el plazo de la vacuna de Moderna, que es el máximo en vacunas de ARN, las únicas que se utilizan para todas las franjas de edad, los equipos de vacunación necesitarían 37 días, dejando dicho espacio, para poner las 30,7 millones de dosis.

De tomar el día de hoy como referencia, España tendría al 70% de la población vacunada para el 24 de julio.

¿Hay suficientes dosis?

Una pregunta razonable es si habría suficientes dosis para vacunar a este ritmo. Lo cierto es que sí, si tenemos en cuenta las previsiones de la Unión Europea, a las que ha accedido este diario. Hasta finales de julio, las previsiones europeas apuntan a que España recibiría 37 millones de vacunas.

CCAA que vacunan con la sanidad privada

Según ha podido saber este diario, el Grupo Policlínica Nuestra Señora del Rosario se suma desde esta semana a la estrategia de vacunación de Baleares con su capacidad sanitaria en Ibiza y Formentera. Con la firma de un convenio de colaboración, la Conselleria de Salut i Consum quiere acelerar el ritmo de vacunación masiva con la llegada de un incremento de vacunas a las islas y la proximidad de la campaña turística estival.

El acuerdo no incluye compensación económica para el hospital privado, y establece una línea de vacunación con enfermeras y médicos de lunes a viernes, de 8 a 20 horas.

El acuerdo de la sanidad privada con Islas Baleares no es el único. De hecho, se trata de la cuarta autonomía que alcanza un acuerdo de esta naturaleza. La Comunidad de Madrid, en el marco de la inmunización frente a la covid-19 con dosis de Moderna a pacientes de los grupos de muy alto riesgo, firmó un acuerdo con la sanidad privada en abril para administrar dosis a este grupo. En total, 38 centros se sumaron al acuerdo con la Consejería de Sanidad liderado por la ACPM (Asociación de Clínicas Privadas de Madrid).

Canarias, por su parte, ha contado con el apoyo de la infraestructura sanitaria privada para vacunar a colectivos esenciales como farmacéuticos, fisioterapeutas y odontólogos, entre otros. También se ha contado con ellos para la población mayor de 70 años perteneciente a Muface (Mutualidad General de Funcionarios Civiles del Estado).

Además de esta región, la colaboración público-privada en Cataluña se inició mediante la participación en la Estrategia de Vacunación de centros concertados.

En cuanto al resto de CCAA, solo Andalucía y Murcia expresaron su intención de contar con los recursos de la sanidad privada a medida que se dispusiera de más vacunas que permitieran acelerar la estrategia.