Un total de 22 de los 27 ediles que conforman la oposición en el Pleno del Ayuntamiento de Granada, los de los grupos municipales de PSOE, PP, y Vox, junto con los no adscritos, han abandonado su sesión ordinaria de este viernes para escenificar su posición contraria a la permanencia del alcalde, Luis Salvador, que gobierna con un solo edil de su partido, Cs, y que no ha descartado marcharse la semana que viene, cuando habrá "noticias importantes" para desbloquear la crisis municipal en un plazo que ha situado en unos diez días.

El Pleno, en el que algunos ediles han participado de manera telemática, ha tomado conocimiento de los escritos por los que Manuel Olivares y Lucía Garrido pasaron a ser concejales no adscritos tras abandonar el grupo de Cs y el equipo de gobierno local, órgano que dejaban previamente los ediles del PP.

La crisis municipal abierta desde el 8 de junio, día en que se formalizaron estas salidas, ha protagonizado esta reunión plenaria, a cuya organización se comprometía entonces Salvador, que destacaba este pasado miércoles a los medios que, con 40 puntos en el orden del día, era uno de los de mayor contenido político en lo que va de mandato.

Al inicio de la sesión plenaria de este viernes, que ha visto antes de marcharse el grueso de corporativos los puntos de gestión municipal del orden del día, el concejal del PSOE José María Corpas le ha pedido al regidor que aproveche esta reunión en el Ayuntamiento para dimitir y poner "fecha de caducidad a esta situación". En su opinión, esta reunión de la corporación "no es democrática" y escenifica la soledad de dos ediles "frente a 25". Cuando "gobernar es imposible con dos personas", "qué sentido tiene mantener esa situación", ha agregado el edil socialista.

Ante ello, el alcalde ha señalado que la semana próxima habrá "noticias importantes", reconociendo que, si da "un paso al lado", se abren una serie de plazos para "volver a la normalidad", lo cual ha apostado por hacer "en el menor plazo posible", cuantificándolo, en respuesta a Corpas, en unos diez días. Salvador, en este contexto, ha abogado por desarrollar este viernes el Pleno que "los granadinos están esperando", conforme a los puntos del orden del día. "Este alcalde nunca se va a encastillar", ha remachado.

Tras pedir de forma reiterada su dimisión, el portavoz municipal de Unidas Podemos e Independientes, Antonio Cambril, se ha posicionado con el alcalde en la idea de continuar la reunión, incidiendo en que estaba en contra de lo que ha calificado como "agresión" al Pleno, y de "show sin precedentes".

"No hemos venido a hacer teatro ni a posar como modelos para que nos fotografíen" pues "el Pleno simboliza la soberanía popular y no hay que destrozarlo para destrozar al alcalde", ha agregado el portavoz de Unidas Podemos, que tiene tres ediles.

Ha abogado por presentar a partir del lunes una moción de censura, para lo cual iniciará "conversaciones serias para conseguirlo", y ha lamentado que "la misma derecha que ha arruinado" la ciudad "protagonice" lo que ha denominado "grandísimo despropósito".

Sea como sea, y ante la falta de quorum para continuar con la sesión, Salvador ha suspendido el Pleno tras la marcha del grueso de los corporativos, no sin antes agradecer a Cambril el "sentido de la responsabilidad" de su grupo municipal ante esta situación.