La victoria del nuevo presidente de Bolivia ha generado confianza entre los miembros y afines de Unidas Podemos que tienen una vinculación con empresas del sector de servicios y comunicación. Personas de confianza de la coalición, desde exdirigentes hasta hijos de personas vinculadas a Unidas Podemos, ya han activado parte del negocio de sus empresas hacia Bolivia y México, según ha podido saber Vozpópuli de fuentes del partido. “Están llevando comunicación y demás servicios”, explican. 

Una de las empresas más conocidas del entorno de Podemos es Kinema, una cooperativa que estuvo controlada por Rafa Mayoral, que trabaja para el partido y anteriormente prestó servicios para otros gobiernos de América Latina, como Ecuador. Aunque Kinema no está involucrada en la nueva operación, sí que empresas de su entorno, según explican las fuentes consultadas, están sellando contratos con los gobiernos de Luis Arce, en Bolivia, y Andrés Manuel López Obrador, en México. 

Quien ha advertido, en cambio, que no piensa contar con esos servicios en el futuro es Lula da Silva, que aspira a volver al gobierno de Brasil. El expresidente recuperó su libertad y plena habilitación tras el fallo de la máxima autoridad del Poder Judicial de Brasil, que determinó hace dos semanas que Sergio Móro había sido juez y parte al encausar, investigar y condenar a Lula en la operación Lava Jato. Lula será candidato en las elecciones de 2022.

El candidato correista Andrés Arauz en Ecuador.

Decepción del 'correísmo'

Este diario ya adelantó que la consultora Neurona, que también trabajó para Podemos en la campaña de 2019 y está vinculada a Juan Carlos Monedero, había expandido su negocio a Ecuador en la campaña electoral de Andrés Arauz, candidato presidencial de los 'correístas'. Sin embargo, Arauz ha acabado perdiendo las elecciones presidenciales, lo que de momento cierra el canal de Ecuador. También porque el entorno del candidato se quejó por los servicios prestados por las empresas cercanas a Podemos, en cuya captación de clientes trabajaron tanto Monedero como cargos en activo del partido

Con respecto a los nuevos negocios en Bolivia y México, desde Unidas Podemos revelan que algunos familiares y personas relacionadas con ex altos dirigentes de IU afianzados en Cataluña se están abriendo el camino en los dos países. Se trata de un encaje de empresas y sociedades en las que se encuentran personas que trabajan incluso como consejeros delegados

Cabe señalar que hasta ahora Neurona ha trabajado para los Ejecutivos de Bolivia durante la etapa de Evo Morales y en México con Obrador. De hecho, la matriz de Neurona tiene sede en México y desembarcó en España a través de una operación sospechosa que ahora investiga la justicia por presunta malversación y administración desleal. En ese caso se encuentran también imputados Podemos y sus tres altos cargos: la gerente, el tesorero y el jefe de campaña y mano derecha de Pablo Iglesias.

Evo Morales, en Bolivia.

"Limpiar la imagen de Morales"

Durante su último viaje a La Paz, aprovechando la misión diplomática encabezada por el rey Felipe VI, Iglesias se reunió con miembros del nuevo gobierno boliviano. Organizó algo parecido a una “agenda paralela”, que molestó al ministerio de Exterior de Arancha González Laya. En ese viaje, Iglesias también mantuvo reuniones confidenciales con el presidente de Argentina, Alberto Fernández, para cuyo gobierno ahora trabaja Pablo Gentili, ex jefe de gabinete de Iglesias, ahora candidato a la presidencia de la Comunidad de Madrid. 

Los movimientos en Bolivia y México revelan que los emisarios cercanos a Unidas Podemos mantienen vivo el canal económico en América Latina. Uno de los objetivos de esas actividades consiste, por ejemplo, en “limpiar la imagen de Morales”, revelan las fuentes consultadas. Cabe señalar que el entorno del nuevo presidente Bolivia mantiene estrechas relaciones con el propio Iglesias y su escudero, el secretario general del PCE, Enrique Santiago. A él, como desveló este diario, Iglesias entregó continuación de su "diplomacia paralela", gracias a la Secretaría de Estado de la Agenda 2030.