España

Pablo Soto, la caída del gurú de Transparencia de Manuela Carmena

El ex concejal que dimitió por un supuesto acoso sexual fue el promotor de los referéndums municipales de Carmena y uno de sus protegidos. El partido se niega a elevar el asunto a los tribunales

El concejal de Participación Ciudadana de Madrid, Pablo Soto.
El concejal de Participación Ciudadana de Madrid, Pablo Soto. Ahora Madrid

“Siempre decíamos que era uno de los más peligrosos”. Quien habla es un destacado dirigente del PSOE de Madrid, el partido que durante cuatro años hizo de muleta del gobierno municipal de Manuela Carmena, en cuyo equipo trabajó Pablo Soto como concejal de “participación ciudadana”. Soto manejó un presupuesto millonario para desarrollar las políticas de transparencia del Ayuntamiento de la capital. Era el artífice de una de las banderas de Carmena, pero el pasado martes tuvo que dimitir por una denuncia de acoso sexual. De él mismo, decía: “Me gustan la fondue y los abrazos de Manuela”.

La historia de Soto, que precipitó en la noche del 8 de octubre, comienza mucho antes de la candidatura de Carmena. Remonta a la eclosión del peer to peer, el sistema de intercambio de datos entre ordenadores sin servidores fijos, que a comienzos de este siglo convirtió a jóvenes desconocidos en multimillonarios. El precursor fue Napster, un servicio de distribución de archivos de música, que, ignorando los derechos de autor, difundía música gratis. Sean Parker y Shawn Fanning, los fundadores de Napster, ganaron millones y se convirtieron en ídolos para los deseosos de alcanzar la fama y el dinero a través de un ordenador.

Soto, como otros jóvenes, aspiró a emularles. Trabajó y ayudó a desarrollar plataformas como Manolito, Blubster, Piolet y Omemo. Tuvo éxito y se forró. Luego tuvo que enfrentarse con las compañías de música, que denunciaban la violación del derecho de autor. Pero recuperó su prestigio gracias, entre otros, a José Luis Rodríguez Zapatero, cuyo gobierno subvencionó algunos de sus proyectos. “Llegó al Ayuntamiento como uno de los concejales más ricos”, aseguran fuentes municipales.

Cuando la alcaldesa impulsó Más País, Soto se apuntó enseguida. De sonrisa fácil, aunque para algunos es un “cínico calculador”, alcanzó la cúpula de la formación

Un "intocable" de Carmena

Cuando dio el salto a la política, Soto quiso llevar a cabo una de sus creencias: que la democracia representativa es corrupta, y la directa, redentora. Carmena le dio cancha. “Soto viajaba mucho por el mundo, y cuando recibió un premio de la ONU por su portal de participación se convirtió en un intocable”, explican miembros del anterior ejecutivo municipal a Vozpópuli.

Había desarrollado el portal de transparencia y participación del Ayuntamiento de Madrid. Y en junio de 2018 la ONU había premiado el Consistorio. Carmena consideró que ese premio desmontaba gran parte de las críticas recibidas en esos años, y que ella marcaba el ritmo de la nueva política. Poco importaba que luego el propio Ayuntamiento cediese el software de esa plataforma a una fundación en Ámsterdam a través de una operación sospechosa, según la oposición.

A partir de ese momento, Soto, que había entrado en el Ayuntamiento gracias a Podemos, se desmarcó del partido de Pablo Iglesias. Los círculos de Podemos en la capital ya tenían una pésima valoración del protegido de Carmena. Un juicio que compartían muchos funcionarios que trabajaron cerca de él durante su etapa de concejal de Transparencia y Participación Ciudadana.

Pablo Soto, en una charla con la exalcaldesa de Madrid Manuela Carmena
Pablo Soto, en una charla con la exalcaldesa de Madrid Manuela Carmena

Hackers y móviles pinchados

“Desconfiaba de los funcionarios y creó su propio equipo. Llegó y contrató a jóvenes expertos informáticos como asesores. Eran chavales que venían a trabajar en chanclas y se quedaban cerrados con sus ordenadores en pequeños cuartos. No hablaban con nadie. Esa era la orden de Soto”, comentan varios empleados en la sede municipal de Alcalá 45, donde trabajaba el equipo de la “participación ciudadana”.

Al equipo de Soto se le conocía como “los hackers”. La discreción de los jóvenes asesores de Soto, junto a sus habilidades informáticas levantaban muchos temores. Entre otros, el de tener los móviles “pinchados”: una verdadera obsesión durante la época de Carmena.

Gracias a sus colaboradores, creó un portal de transparencia y participación que sirvió para lanzar las primeras consultas de Carmena. También trabajó en los llamados presupuestos participativos, una iniciativa interesante, que se topó con dos problemas: cuando un proyecto no comulgaba con las directrices de Carmena, como la reversión de los carriles bicis, el portal impidió a sus promotores llegar a la fase de votación online; y la ejecución de los proyectos aprobados, que fue siempre deficitaria, con picos de un 80% de incumplimiento.

"Algo pasaba"

Cuando la alcaldesa impulsó Más País, Soto se apuntó enseguida. De sonrisa fácil, aunque para algunos es un “cínico calculador”, alcanzó la cúpula de la formación. Formaba parte de la corriente manuelista, y estuvo en la foto en el bautizo de Más País, al lado de Errejón y Rita Maestre. Pero la caída estaba cerca. Unos días después, algunosapreciaron cambios en su actitud:“Algo pasaba, de repente estaba callado y tenía el rostro serio”.

Errejón con Rita Maestre en la presentación de Más País
Errejón con Rita Maestre en la presentación de Más País Efe

Solo un puñado de concejales sabía que una compañera le había denunciado por supuesto acoso sexual. Explicaba que no podía ni tan siquiera estar a su lado en las reuniones del grupo. Una mediadora (el partido la llama “experta en machismo”) investigó el asunto. Habló con ambas partes y concluyó que la posición de Soto era indefendible. Rita Maestre le obligó a dejar el escaño para intentar zanjar la crisis.

Máximo silencio y nada de tribunales 

La portavoz obligó al resto de su equipo a guardar silencio. Y reprochó a Soto que difundiera un comunicado en el que alegaba no recordar nada por el efecto del alcohol. El sector feminista de Más País, no obstante, asegura que “lo que ha pasado es impresentable”.

Mientras, de móvil en móvil circulan los rumores sobre lo que realmente ocurrió y que apuntan a una propuesta indecente a cambio de trabajo, o a un tocamiento no consentido. En esos chats también circulan imágenes, como la captura de pantalla de un mensaje escrito en las redes sociales en 2011, cuando el informático estaba en la cresta de la ola como desarrollador de sus plataformas: “Los donuts son como las mujeres, con el calor del verano sudan y se ponen deliciosamente pringaos. Uno más y ya”.

“Asco” y “vergüenza” son palabras se repiten en Más País. Aunque, una vez más, la cúpula trabaja para que el asunto no salpique la imagen del partido en campaña electoral. Carmena también calla. La orden es evitar un desfile de dirigentes en los tribunales por un tema de acoso sexual: “Sería contraproducente para Íñigo”, admiten. Aunque en abril Más Madrid aprobó un protocolo que planteaba elevar a la Fiscalía las denuncias destapadas en el Ayuntamiento, la directriz ahora es desactivar el escándalo. La lucha eterna entre la transparencia y el electoralismo.  

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba