Pablo Iglesias ha dejado de ser miembro del Gobierno este miércoles, cuando el BOE ha publicado su cese, pero ayer asistió al que fue su último Consejo de Ministros y en el cual se aprobó dotar con 300 millones para dependencia. A pesar de eso, el que será candidato de Unidas Podemos para las elecciones de la Comunidad de Madrid no fue uno de los representantes del Ejecutivo presentes en la rueda de prensa posterior a la reunión semanal de los ministros (comparecieron ante los medios la ministra portavoz, María Jesús Montero, y Pedro Duque).

"En esto hay que ser muy disciplinado, los equipos de comunicación de Moncloa, Iván (Redondo), Oliver (Miguel Ángel, secretario de Estado de Comunicación) determinan quién tiene que salir, con criterios comunicativos profesional y cada uno se adapta a eso", ha indicado Iglesias en una entrevista en la Cadena SER.

A pesar de ello, el ya exvicepresidente del Ejecutivo de Pedro Sánchez sí ha aclarado que le hubiese gustado salir, si se lo hubiesen pedido: "Lógicamente lo hubiera hecho, pero entendieron que no y después pude explicar tranquilamente en un vídeo que nos íbamos tomando una medida muy importante, casi 300 millones de euros para empezar a paliar los recortes en dependencia del PP". "Me voy muy contento habiendo aprobado esa medida en el último Consejo de Ministros y la política comunicativa de Moncloa, máximo respeto", zanjó Iglesias sobre el asunto.

"La parte socialista del Gobierno no está de acuerdo con lo que ellos firmaron"

Iglesias también ha asegurado, sobre la posibilidad de regular el alquiler, que "la parte socialista del Gobierno no está de acuerdo con lo que ellos mismo firmaron, pero entonces no haberlo firmado, lo firmaron así, firmaron la regulación de los alquileres y saldrá adelante.".

Así, en referencia a la negociación que mantienen ahora las dos partes del Ejecutivo de coalición, el líder morado ha relatado que "la ley de vivienda tiene que salir porque es un compromiso firmado, eso con toda claridad. Este Gobierno se debe a un programa que firmamos el presidente del Gobierno y yo como máximo responsables de nuestras fuerzas políticas, y lo firmamos ante millones de ciudadanos. A partir de ahí lo que está en ese documento es ley, porque otra cosa sería tomar el pelo a los ciudadanos y eso no es aceptable".