España

Llevan a la escuela de Mossos ante la Justicia europea por falsedad documental

Un antiguo aspirante a policía local denuncia que se manipuló su expediente para expulsarle de la oposición porque se había cogido una baja laboral

Agentes de los Mossos d'Esquadra
Agentes de los Mossos d'Esquadra EFE

Un aspirante a policía local en Cataluña ha denunciado al Instituto de Seguridad Pública de Cataluña (ISPC), más conocido como la escuela de policía de esa comunidad) por falsedad documental.

El denunciante, de nombre Iván pero que prefiere ocultar su apellido por posibles represalias, ha puesto negro sobre blanco una serie de irregularidades que se produjeron entre los años 2010 y 2011, cuando estaba en la fase de formación para ser policía local.

El protagonista de la denuncia explica que mientras se preparaba para ser policía sufrió una baja laboral que le apartó de las aulas durante un tiempo. Cuando quiso volver, notó que el trato hacia él era diferente al de sus compañeros. 

En la carrera hay 30 asignaturas: 28 de ellas se evalúan mediante exámenes y las dos restantes bajo "criterios subjetivos" de los profesores

En la carrera para ser policía los alumnos deben pasar un total de 30 asignaturas. 28 de ellas se evalúan mediante exámenes y las dos restantes bajo "criterios subjetivos" de los profesores. Es ahí donde, según Iván, aprovechan para truncar las carreras de aquellos futuros agentes que consideran "díscolos".

Hasta ese momento, Iván había aprobado todos los exámenes que le ponían por delante, pero en las dos últimas materias los profesores le suspendieron. "Si suspendes una de 30 acaban con tu futuro laboral, tienes que abandonar las oposiciones", asegura.

Falseamiento del expediente

Iván tuvo que acudir ante el Defensor del Pueblo para que la escuela le diese su expediente. Ahí tampoco pudo conseguirlo y declaró que se habían vulnerado sus derechos y los de una veintena más de afectados. Cuando finalmente se lo entregaron, vio que para argumentar sus suspensos le adjudicaban acciones y palabras que habían hecho alguno de sus compañeros. "Me llegaron a poner una nota interna (una especie de informe) por desobedecer a un superior cuando lo que había cometido era un pequeño error en la galería de tiro". 

Sostiene que, en el fondo, hay dos razones para que le negasen seguir formándose como agente local: el primero es el motivo de su baja y el segundo que es castellanoparlante. Desde que comenzó su periplo judicial, su caso ha pasado por distintas instancias jurídicas hasta que ahora ha llegado al Tribunal de Derechos Humanos de la Unión Europea. Asegura, entre otras cosas, que se ha realizado una violación al principio de un proceso equitativo, pon no ser escuchado , la presunta imparcialidad del juez o la falta de valoración de las pruebas presentadas.

El aspirante a policía local asegura que en su proceso se han producidos ciertos conchabeos entre los jueces y los denunciados

Además afirma que en su proceso se han producidos ciertos conchabeos entre los jueces y los denunciados. Sin ir más lejos, uno de los magistrados que archivó su denuncia imparte cursos a los propios funcionarios denunciados y el otro, como muestran sus redes sociales, "es simpatizante activo del partido político que gobierna la Generalitat", asiste a la inauguración de los cursos del ISPC, e incluso tiene una amistad manifiesta con una de las denunciadas, la directora de la escuela.

Plataforma de afectados

Tras ser expulsado de la oposición, Iván montó la Plataforma de Afectados por la Escuela de Policía Catalana. Antes de lo que pensaba se empezaron a adherir a la misma decenas de personas que habían sufrido la misma persecución que él, por lo que la denuncia que ha llegado a Estrasburgo se ha convertido en una demanda grupal. 

"Calculo que cada año se cargan a un 10% de personas por motivos subjetivos". Antes de que el Defensor del Pueblo obligase al ISPC ha entregarle a Iván su expediente completo, en este tipo de denuncias individuales el Tribunal Superior de Justicia Catalana fallaba a favor de los estudiantes y en detrimento de la Administración. A raíz de su victoria, el TSJC "cambió de criterio ante el aluvión de denuncias que se les venía encima". 

Ahora mismo Iván se encuentra en un limbo, sin poder trabajar en lo que quería "teniendo pruebas más que suficientes de la presunta falsificación de su expediente académico que no han sido valoradas " y a la espera de una Justicia europea que tiene sus tiempos. La espera será larga.



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba