Decenas de vecinos de San Blas-Canillejas han salido a las calles este miércoles para manifestarse en contra de los menas (menores extranjeros no acompañados) después de que se hayan producido en el barrio de Madrid varios robos y actos vandálicos y violentos.

"San Blas será la tumba de los menas" o "Ni un puto mena en San Blas", son algunos de los cánticos, algunos violentos, que se escuchaban gritar a los vecinos mientras recorrían la zona y después acabaron la protesta concentrándose delante de uno de los dos pisos en los que viven menores magrebíes tutelados por la Comunidad de Madrid, situado en la avenida de Guadalajara.

Fue necesaria la presencia de la Policía Nacional para evitar incidentes ya que la crispación, la violencia y el racismo va en aumento en el barrio.

Brutal paliza en Las Rosas

La gota que ha colmado el vaso ha sido la brutal paliza que se produjo un día antes, el martes 14 de octubre, en el barrio de Las Rosas, tal y como se puede ver en el vídeo que se ha hecho viral en Twitter. Concretamente la agresión se produjo en la confluencia de la calle Fráncfort con Suecia a las 23:45 horas.

Se puede ver a dos grupos diferenciados propinándose golpes. Uno formado por dos hombres y el otro, por cuatro jóvenes menas. En el vídeo se ve como de repente uno de los hombres cae al suelo herido tras recibir un golpe, mientras el otro golpea con su casco a los jóvenes que van a por él y le lanzan objetos.

El hombre tuvo que ser atendido por una ambulancia del Samur-Protección Civil y después fue trasladado al Hospital Ramón y Cajal, donde se encuentra en estado muy grave. La Policía está investigando para tratar de esclarecer qué ocurrió. 

¿Son neonazis de Bastión Frontal?

En un principio algunos medios y usuarios de Twitter señalaron que se trataba de un robo perpetrado por los menas que acabó con la agresión a dos vecinos. 

Telemadrid dio así la noticia: "Revientan la cara a un joven con palos, pinchos y cuerdas junto a la calle Suecia en San Blas. Sin embargo después, otras personas y usuarios de Twitter han desvelado la identidad de estos dos hombres, sobre los que dicen que pertenecen al grupo neonazi Bastión Frontal y han aportado otra versión: estos son los que fueron en busca de los menas.

Los robos y la violencia que se viven en la zona ha provocado que el racismo y la tensión en el barrio vayan en aumento y temen que se vuelva a producir otro acto violento si no se toman medidas. La Policía ha confirmado que han aumentado los robos en la zona, sobre todo los asaltos a personas que llevan un teléfono móvil.

Este problema vecinal aumenta la crispación contra los menas en la Comunidad de Madrid ya que también se han incrementado los robos y actos delictivos en la Casa de Campo en un 611%, donde se encuentra un centro de primera acogida, el antiguo albergue Richard Schirrmann. 

A finales de septiembre, dos educadores fueron agredidos por dos menas en este lugar y recibieron amenazas de muerte.