La oposición en la Comunidad de Madrid ha atacado duramente en los últimos días a la presidenta regional, Isabel Díaz Ayuso, por supuestamente alentar la llegada de turistas a la capital para disfrutar de la cultura y el ocio. Tanto la prensa como los partidos han puesto en el foco especialmente a los franceses, que vienen a de viaje a este país aprovechando que las fronteras están abiertas (aunque hay que hacerse una PCR para entrar) y que las restricciones en Madrid son menores que en su país.

La candidata de Más Madrid en las elecciones del próximo 4 de mayo, Mónica García, llegó a calificar incluso a los turistas de "hordas de franceses que vienen a emborracharse", lo cual provocó una respuesta de la embajada de dicho país. "Como a todos los europeos, a las 'hordas' de franceses siempre nos gustarán Madrid y España", respondió la embajada a la cabeza de lista del partido de Errejón.

Los ecos de esta polémica han llegado hasta la prensa del país galo. El periódico francés Le Figaro ha publicado este lunes un artículo donde recogen datos sobre la llegada de franceses a Madrid para desmontar esa "avalancha" que presuntamente está viviendo la ciudad.

Los datos de llegadas

Según apuntan en su reportaje, "el Instituto Nacional de Estadística (INE) indica que en enero de 2021, último mes disponible, llegaron a España 117.625 franceses, un 79% menos que en enero de 2020, un descenso algo más pronunciado que en diciembre. También observamos que Madrid, la región designada por los medios de comunicación como la favorita de nuestros conciudadanos, es en realidad solo el séptimo destino elegido por los franceses, muy por detrás de las regiones fronterizas y las zonas costeras".

También señalan datos de la start-up Kido Dynamics, según los cuales el día de más llegadas en marzo de 2021, con 4.113 visitantes, se mantiene muy por debajo de un día normal en marzo de 2019, con 13.000 turistas franceses. La caída es del 70%.

"La entrada de esos ciudadanos le compete al Gobierno de España", ha manifestado Díaz Ayuso tras las acusaciones de la oposición, que culpa a la dirigente popular de las aglomeraciones y las fiestas que se han vivido en las últimas fechas.