España

Una juez procesa a cuatro miembros de la Manada por abusos sexuales en Pozoblanco

La juez ve indicios de delito en el vídeo difundido por los presuntos agresores

Los tres miembros de 'La Manada' José Angel Prenda (d), Jesús Escudero (i) y Angel Boza (fuera de la imagen), que cumplían pena en la cárcel de Pamplona abandonan el recinto penitenciario
Los tres miembros de 'La Manada' José Angel Prenda (d), Jesús Escudero (i) y Angel Boza (fuera de la imagen), que cumplían pena en la cárcel de Pamplona abandonan el recinto penitenciario EFE

Una juez de Pozoblanco (Córdoba) ha procesado a cuatro integrantes de La Manada -condenados por abusar sexualmente de una joven en San Fermín-  por unos hechos similares cometidos sobre una mujer de 21 años de la localidad cordobesa. Concretamente se les imputa por presuntos abusos sexuales y un delito contra la intimidad de la mujer.

Los procesados son José Ángel Prenda, Antonio Manuel Guerrero, Alfonso Jesús Cabezuelo y Jesús Escudero, quienes se grabaron en vídeo abusando de la mujer, a la que se referían como "Bella durmiente", y posteriormente fueron difundidos en un grupo de Whatsapp. En el auto dictado el pasado 21 de septiembre, la juez suma un delito de maltrato solo contra Cabezuelo, el militar del grupo, por abofetear a la joven cuando esta se negó a practicarle una felación. 

Los procesados prefirieron no declarar por unos hechos que salieron a relucir durante la instrucción de los abusos sexuales en Pamplona. La juez que llevaba la investigación alertó la presencia de unos vídeos en los que se veían indicios de abusos sexuales a una joven dentro de un coche. La instrucción de los sucesos de Pozoblanco comenzó en octubre de 2016. A lo largo de estos dos años, la titular del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 1 de esa localidad prorrogó la causa, que ya había declarado “compleja”.

Según el auto del magistrado que instruyó los hechos de los Sanfermines, “resulta indiciariamente acreditado” que Cabezuelo, el militar, se ofreció a llevar a la chica en su coche, tras conocerla en la feria de Torrecampo, donde “nada más entrar, y tras sentarse en el asiento del copiloto cayó en un estado de profunda inconsciencia”.

A lo largo de la instrucción, la víctima ha declarado hasta en tres ocasiones, se ha llamado como testigos a tres amigos de los miembros de La Manada y estos comparecieron a través de videoconferencia desde las prisiones en las que estaban confinados por el caso de Pamplona. Su defensa había pedido que el vídeo no fuera tenido en consideración al haberse incorporado al procedimiento procedente de otra investigación.



Volver arriba