Cuando en enero de 2020 Irene Montero obtuvo el control del ministerio de Igualdad, lo primero que hizo fue echar a todos loas antiguos colaboradores y cargos eventuales de la ex responsable del departamento, la socialista Carmen Calvo. Ahora, tras la salida de Pablo Iglesias, la 'número dos' del partido se prepara para alcanzar el control de Podemos gracias al nombramiento en la secretaría general de Ione Belarra. Esta política nacida en Pamplona es amiga íntima de Montero y todo apunta a que, al igual que ocurrió en el ministerio, en la formación morada se afirmará un grupo de dirigentes afines y parecidas a Montero y Belarra. El nuevo sanedrín, sin embargo, ya despierta reticencias en el partido.

La primera foto que el partido hizo de la gira de Belarra para lanzar su candidatura (y a la vez comprender hasta dónde pueden llegar los conflictos internos en cada territorios) fue toda una declaración de intenciones. En ella están Belarra, acompañada por Irene Montero, y otras mujeres, todas alrededor de 35 años y con un pasado en mayoría en el activismo social y en los estudios sociales, que revelan la voluntad de renovar una cúpula con un lavado de cara y un giro feminista tras la salida de Iglesias.

Las dirigentes que acompañan a Belarra y Montero son Noelia Vera, Isa Serra, Idoia Villanueva y Sofia Castañón. Montero conoció a Belarra durante su etapa en la universidad de Piscología de la Universidad Autónoma de Madrid. Las dos de 33 años, acabaron en la militancia de entidades como la CEAR y la PAH y luego en la construcción de Podemos. Noelia Vera (35 años), también es amiga íntima de Montero y Belarra. Estudió periodismo y dio el salto en el partido tras colaborar y luego dirigir durante una etapa el programa La Tuerka. Sofía Castañón (37), actualmente segunda portavoz en el Congreso, trabajó en prensa durante algunos conciertos y actos culturales antes de dar el salto a la política.

Nuevo sanedrín

Este sanedrín de mujeres cuenta, además, con Isa Serra (31), tal vez el rostro más conocido después de Belarra y Montero. Serra fue candidata de Podemos a las elecciones autonómicas madrileñas de 2019 y también tiene un pasado en la militancia de colectivos como la PAH. La que más se diferencia de ese grupo por formación es Idoia Villanueva (40), actualmente al mando de la secretaría internacional de Podemos, que es ingeniera de carrera. A ese grupo se añade Lilith Verstrynge (27), la más joven, que estudió en el Liceo Francés de la capital y terminó Bachillerato en Ciencias Económicas y Sociales y que acompañó a Iglesias en su gabinete de vicepresidencia tras terminar su carrera en Historia en París.

Quedan de momento relegados a un segundo plano otros dirigentes como Rafa Mayoral, o Juanma Del Olmo (pareja de Isa Serra) y Pablo Echenique. Ese último, que también acompañó al grupo en Valencia para la presentación de la candidatura de Belarra, espera aclarar su posición con respecto al grupo parlamentario de Unidas Podemos en el Congreso. Actualmente es portavoz del grupo, pero en el partido revelan que Yolanda Díaz está estudiando una sustitución. Díaz, por otro lado, no acudió al mitin del pasado sábado en Valencia, territorio que se ha convertido en epicentro del conflicto de alianzas entre Podemos y Más País.

Echenique era un protegido de Iglesias, pero mantuvo con Montero algunos encontronazos, sobre todo en los primeros meses de 2019 cuando la número dos le culpó de algunas malas gestiones como secretario de Organización. Echenique pasó meses después al Congreso, mientras que Alberto Rodríguez se hizo con la sala de máquina de Podemos. Tras el nombramiento de Belarra, la nueva secretaria general nombrará un nuevo jefe de la organización del partido. Por otro lado, ha sorprendido que Belarra excluyera de su candidatura a Manu Levín, último spin doctor de Iglesias, y Ana Marcello, dirigente del círculo más cercano a Mayoral.

"Patrimonialización del partido"

La elección de este grupo de dirigentes parecidas por edad y formación a Irene Montero no está satisfaciendo a muchos en Podemos. Algunos señalan la "amistad" como criterio central de selección de las pretorianas del tándem Montero-Belarra. Otros sostienen que esta elección no resuelve uno de los principales problemas de Podemos en estos últimos años, que señalan en la "patrimonialización del partido". Los más críticos llegan incluso a hablar de "clones baratos" de Montero, que no serán capaces de generar el efecto revulsivo que necesita una formación en caída electoral.

La apuesta por perfiles de mujeres de treinta años puede servir, no obstante, para cambiar la imagen de un partido que busca el voto de los más jóvenes y no quiere perder su eje feminista. En ese aspecto, el nuevo Podemos de Irene Montero teme que el partido errejonista, Más País, pueda apelar al mismo nicho electoral. Como ha desvelado por Vozpópuli, dentro de Más País se ha abierto un debate para frenar la proyección orgánica de Errejón y crear un núcleo de mujeres liderado por Rita Maestre, Tania Sánchez y Mónica García en la organización. Todas ellas aparecen como las herederas de la época en la que Iglesias y Errejón juntos hicieron temblar el statu quo de la política nacional.