Salvador Illa tiene claro que al PSC le ha salido un poderoso rival en estas elecciones en Cataluña. Se trata de Vox, dispuesto a disputarle el cinturón metropolitano de Barcelona. Por eso, el exministro y candidato a la Presidencia de la Generalitat ha recuperado para su partido el discurso de ley y orden, de apoyo sin reservas a los Mossos d'Esquadra; para enfrentarse a la reforma del “modelo policial” que quieren llevar a cabo ERC, Junts pel Cat y las CUP, sí, pero también para frenar la creciente influencia de los de Santiago Abascal en unos municipios muy castigados por la inseguridad ciudadana y la okupación de viviendas, vacías o no.

“Exijo una actitud contundente” al vicepresidente en funciones de la Generalitat, el republicano Pere Aragonés, en apoyo a la policía autonómica, dijo esta semana el ex ministro de Sanidad durante una entrevista con La Sexta en la cual defendió que los autores del "pillaje” en tiendas deben pagar por ello y ratificó que su partido va a por todas: no solo quiere presentarse a presidir la Generalitat tras el fracaso del independentismo sino que el PSC, el partido más votado, el 14-F, optará a presidir el Parlament salido de las urnas. Y ha propuesto, además, un cordón sanitario para que Vox no forme parte de la Mesa del parlamento autonómico.

Fuentes del PSC reconocen a Vozpópuli que hay “preocupación” porque, aunque hayan recuperado Badalona, Santa Coloma de Gramenet, Cornellà, Sant Boi, Rubí, Castelldefels, Viladecans, El Prat, Cerdanyola, Esplugues, Gavà, Sant Feliu, Sant Adrià, Montcada i Reixac, Sant Joan Despí, Barberà, Sant Just Desvern, Sant Vicenç del Horts y Badia, donde Ciudadanos se impuso en 2017, no deja de ser un triunfo relativo efecto de la elevada abstención porque Illa solo ha logrado 44.000 votos más que Miquel Iceta hace cuatro años, mientras que Vox ha ganado 217.883 -hace cuatro años no se presentó- aunque haya quedado cuarto en el cómputo global.

En la segunda ciudad más poblada de Cataluña, L’Hospitalet de Llobregat, Vox ya es la tercera fuerza, por delante de Comuns, Junts, Ciudadanos y PP

De hecho, en algunas ciudades emblemáticas, como L’Hospitalet de Llobregat, la segunda más poblada de Cataluña, donde el PSC ganó con el 39% de los votos y ERC quedó Segunda (16%), el tercer partido más votado ha sido el presidido por Abascal , con el 10% de los sufragios, por delante de los Comuns (9%), Cs (8%), JxCat (7%) y el PP (5%).

También ha logrado la tercera posición en Santa Coloma de Gramenet (10%), Castelldefels (11%), Viladecans (11%), Gavà (11%), Ripollet (11%), Sant Adrià (12%), Sant Vicenç dels Horts (12%) y Barberà (11%). Y en Badía del Vallés Vox ha quedado segundo, tras el PSC, con el 14% de los votos.

Todas estás zonas del cinturón metropolitano barcelonés tienen en común una creciente inseguridad ciudadana y la irrupción en los últimos años del fenómeno de la Okupación de viviendas vacías, o no, dos fenómenos cuyo combate figura en puestos clave en la agenda y el discurso de los dirigentes de Vox y en particular de su candidato a la Generalitat, Ignacio Garriga.

La mitad de la ‘Okupación’ en España

Cataluña es donde se produce casi la mitad del total de Okupación de viviendas que se da en España, con un incremento de 3.611 tan solo en el primer semestre de 2020, del cual tres meses estuvo el país entero confinado por la pandemia de covid-19. Y empiezan a ser muchos los casos en los que los vecinos de las poblaciones afectadas se toman la justicia por su mano desalojando por las bravas a los okupantes con patrullas ciudadanas vigilando

Garriga ha hecho de estos incidentes, y de la necesidad de mano dura policial contra los sabotajes y altercados de los Comités de Defensa de la República (CDR) independentistas, buena parte de su discurso en este 14F y tanto el PSC como Salvador Illa son “muy conscientes”, admiten las fuentes consultadas por este periódico; por eso no quieren dejarle expedito el discurso de Ley y Orden en la legislatura autonómica que acaba de empezar.

El ex ministro socialista reconoce que el crimen ha bajado en lo que es la Ciudad Condal un 40% durante 2020 por efecto del confinamiento, como reflejan las estadísticas del Ministerio del Interior, pero la sensación de inseguridad permanece en las calles de su cinturón metropolitano y Vox pretende aprovecharse de esa situación.