ERC ha pedido al departamento de Interior de la Generalitat que abra una investigación para dilucidar si se han producido casos de malas prácticas en el cuerpo de los Mossos d'Esquadra por sus actuaciones en las protestas que han sacudido Cataluña esta semana tras el encarcelamiento del rapero Pablo Hasel.

En un comunicado, los republicanos reiteran su "rechazo absoluto" a la sentencia contra Hasel "porque vulnera la libertad de expresión", al tiempo que piden a la consejería de Interior una investigación "ágil y diligente" sobre la actuación de los Mossos para sofocar las protestas.

ERC se une así a JxCat y la CUP, formaciones que estos pasados días cargaron contra los agentes por su comportamiento en las manifestaciones. Desde Junts, de quien depende la consejería de Interior de la calificaron la "respuesta policial" de "inaceptable" y señalaron que la actuación de los policías "no puede quedar impune". Los segundos han ido más allá y han pedido la dimisión del consejero de Interior, Miquel Sampèr.

En este sentido, este sábado la CUP ha criticado a la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, por su condena de lo sucedido. La regidora condenó en redes sociales los destrozos que se produjeron en diferentes puntos de la Ciudad Condal durante las protestas. "Defender la libertad de expresión no justifica en ningún caso destrozar todo tipo de mobiliario, asustar a vecinos, perjudicar comercios afectados por la crisis o atacar medios de comunicación", escribió.

La cabeza de lista de la CUP en las elecciones del 14-F, Dolors Sabater, ha preguntado a Colau si ha olvidado "la lacerante violencia estructural" y si solo "le molestan los disturbios", al tiempo que le aconseja la lectura del sociólogo Johan Galtung, quien desarrolló la teoría de los conflictos.

Negociaciones entre JxCat y la CUP

Este pasado jueves, después de haber iniciado conversaciones con ERC para la formación del nuevo Govern, representantes de la CUP se reunieron con miembros de JxCat, a los que trasladaron su petición de dimisión de Miquel Sàmper como consejero de Interior y avisaron de que la situación vivida estos días en Cataluña representa un "claro escollo que dificulta el entendimiento".

En un guiño a la CUP, el vicepresidente del Govern y candidato de ERC a la presidencia de la Generalitat, Pere Aragonès, aseguró este viernes que "es evidente que en una nueva legislatura habrá cambios en muchas áreas y muchas políticas", y apostó por "fortalecer el modelo de policía democrática basado en la confianza en los agentes", aunque en aquellos casos en que las protestas deriven en violencia "la policía debe actuar".

Aunque el vicepresidente en funciones no habló de las dimensiones de los cambios, y todo apunta a que Sàmper se mantendrá en el cargo hasta la configuración del nuevo ejecutivo, sí ha concretado que desde su formación apuestan por un modelo de policía autonómica más "democrático" basado en la confianza entre el cuerpo y la ciudadanía.

Aragonès ha añadido que se pondrá fin a las intervenciones "individuales" que no se ajusten a los "protocolos" o las actuaciones fuera de la "proporcionalidad" para mantener el buen nombre de los Mossos d'Esquadra.