"Un plagiario, un vendehúmos". "Un tío al que yo no le compraría un coche usado". Para el periodista Graciano Palomo, el jefe de Gabinete del presidente Pedro Sánchez, Iván Redondo, es alguien que "solo quiere conseguir el poder y mantenerlo". Más "jesuítico" que demoniaco, sobre él versa este decimosexto libro, 'Iván Redondo. El manipulador de emociones' (La Esfera de los Libros), un crítico análisis acercamiento a la figura del hombre que, según Palomo, ha acumulado más poder en los últimos cinco siglos de la historia de España; el mismo que urdió la moción de censura contra Mariano Rajoy -con la 'caja B' del PP como excusa- a pesar de que el nombre de Redondo aparece en los 'papeles de Bárcenas'.

"Desde hace cinco siglos, cuando Antonio Pérez era secretario de Estado de Felipe II, no ha habido un jefe de la fontanería que haya acumulado tanto poder... De hecho, Redondo ha conseguido, sin cambiar una coma de la Constitución, modificar abruptamente la estructura del Gobierno hasta el punto de que el Consejo de Ministros ha quedado como una colección de subsecretarios, administrativos sin ningún poder político", expone el periodista en conversación con Vozpópuli: "Así, el poder político ha pasado a un primer ministro de facto, que es él, con un Consejo de Ministros paralelo; y al presidente del Gobierno lo coloca como un jefe del Estado bis, de ahí los roces con Zarzuela".

El engaño de la 'España 2050'
Pedro Sánchez, con Iván Redondo detrás.

Palomo dibuja a un hombre dispuesto a todo con tal de llegar al Gobierno de España: "No lo he hecho ni para crucificarle ni para engrandecerle, yo he escrito un libro para la historia sobre el primer tío en 500 años que ostenta ese poder". "El poder de la nación española, la cuarta potencia de Europa, recae en un vendehúmos cuyo único objetivo es permanecer en el Ejecutivo a base de romper las líneas de la Transición", afirma el periodista, insiste en calificar a Redondo como "un plagiario" que emula de todo tipo de actuaciones políticas, inspiradas en las aplicadas por históricos asesores presidenciales republicanos, como Karl Rove, o Roger Stone: "Es un tío que tiene una vitola jesuítica carlistona y que bebe en las fuentes de los 'spin doctor' de Trump".

"Los Netflix" de Redondo

"El otro día cuando dijo en el Congreso que por Sánchez se tiraría por un barranco... ¡Es una copia de 'El ala oeste de la Casa Blanca'! Sobre todo ha aprendido de los Netflix... De 'El ala oeste de la Casa Blanca' y 'House of cards'... Porque él es un gran admirador del sistema presidencial norteamericano, donde manda uno; y el jefe de Gabinete es el que manda sobre los secretarios", advierte Palomo: "Es un señor que no se ha presentado a las elecciones es el que manda en el país". "Todas las historias que ha tenido han acabado mal, ya lo hizo con Monago... Ganó en 2011 y perdió estrepitosamente en 2015, destrozando el partido, lo mismo que está pasando ahora con el PSOE".

Ya se han enterado en el PSOE de que cobró 207.000 euros de Bárcenas por un trabajo que no existe y facturó alrededor de un millón de siete clientes del PP"

"Agitó las bajas pasiones de la derecha extremeña, con Albiol agitó lo xenófobo ante la avalancha marroquí en Badalona, y ahora con Pedro Sánchez es igual... Él parte de una idea: que el ser humano primero se emociona y luego piensa... Pero yo sostengo que por mucha emoción que haya, nada de lo que no es verdad subsiste... y en este, ¡casi todo es mentira!", exclama Palomo: "¡Ya se le ha visto el plumero! Ya se han enterado en el PSOE de que cobró 207.000 euros de Bárcenas por un trabajo que no existe y facturó alrededor de un millón de siete clientes del PP".

El pago de Bárcenas

El periodista recalca esa relación de Redondo con los 'populares' y en particular con Rajoy: "No consiguió su gran objetivo: ser el jefe de campaña de Rajoy, porque Jorge Moragas no le quería porque le parecía un ultraderechista... ". Palomo incide en la antigua relación de Redondo con el PP y en particular con Mariano Rajoy, precisamente porque "lo derribó" con una moción de censura encabezada por Sánchez que se precipitó tras la sentencia que reconoció por primera vez la existencia de una contabilidad paralela en su partido.

Redondo, que cobró del PP, "derribó" a Rajoy con una moción de censura encabezada por Sánchez tras la sentencia que reconoció por primera vez la existencia de una contabilidad paralela en el PP

Paradójicamente, como refleja el documento publicado en el libro de Palomo, "resulta que Iván Redondo aparece en los 'papeles de Bárcenas' -entiéndase, de la caja A- como beneficiario" de un pago de 200.000 euros realizado por Génova en el 2009: 130.000 euros más que Rajoy. "¡No existe el trabajo! No digo que no lo hiciera o que no declarara ese dinero, digo que el trabajo no existe... Me abrieron las puertas de los archivos del PP y no aparece". Graciano Palomo niega que el origen de ese dinero sean los servicios prestados a líderes 'populares' regionales: "Eso lo cobró por otro lado".

Graciano Palomo posa con su libro sobre Iván Redondo.
El periodista Graciano Palomo posa con su libro sobre Iván Redondo.

"Es plagiario, pero no es tonto"

"¿Dónde está el éxito, entonces? Primero, que no es tonto; es plagiario, pero no es tonto. Y segundo que se levanta todos los días a las 5 de la mañana, y cuando llegan las 9, con un equipazo que tiene, que pagamos los españoles, de 200 tíos, está más informado que nadie y le ha preparado los papeles al presidente, que viene de tomarse el chocolate o de correr", relata Palomo: "Que le encanta lo que hace, disfruta de lo que hace, y vamos a ver cómo acaba. [...] Hay cosas que le salen bien y otras que le salen mal, y yo creo que le vieron las orejas al lobo en mayo con Ayuso".

Redondo se levanta todos los días a las 5 de la mañana, y cuando llegan las 9, con un equipazo que tiene, que pagamos los españoles, de 200 tíos, está más informado que nadie"

Por lo pronto, Redondo ha tenido poco éxito con el libro; su autor denuncia que el jefe de Gabinete de Sánchez "ha intentado pararlo": "Cuando se enteró, pidió a un directivo de la editorial, Antonio Fernández Galiano, un señor, que cercenara el libro... No le hizo caso. Y poco tiempo después, le cesan". "Además, ha intentado que me quitaran las columnas y que me despidieran de algunas tertulias televisivas, pero no lo ha conseguido", se jacta el periodista, que promete carrera para largo: "Controla a gran parte de la prensa, excepto a Jesús Cacho, a mí... y pocos más".

"Un osito de peluche". "Puño de acero en guante de seda". "Se creía que yo iba a asustarme con el poder monclovita... ¡Yo conozco a todos los jefes de Gabinete desde Adolfo Suárez! A diferencia de Redondo, los anteriores tenían un sentido del Estado y de la Transición ".

"Acabará mal".