“Judío asesino vamos a por tí”, “Juden bueno, juden muerto”, “Raus (fuera en alemán)”... estas son algunas de las pintadas que aparecieron este jueves en los muros que rodean el pequeño cementerio hebreo de Madrid, en el complejo del camposanto de la Almudena. El Movimiento Contra la Intolerancia confirma a Vozpópuli que ya ha presentado una denuncia ante la Fiscalía para que investigue estos hechos.

El presidente de este colectivo, Esteban Ibarra, confirma a este periódico que horas después de las pintadas presentó una denuncia ante la Fiscalía de delitos de odio de Madrid. Pide que se busque a los autores a los que acusa de una posible infracción del artículo 510 del Código Penal. Castiga los delitos contra los derechos fundamentales con hasta cuatro años de prisión. 

Pero además, la denuncia insta a investigar si estos actos antisemitas podrían haber sido realizados por una organización neonazi clandestina “siguiendo la estela de las campañas que se están produciendo en otros lugares de Europa”.

La Federación de Comunidades Judías de España (FCJE), institución que representa oficialmente a los judíos españoles y la Comunidad Judía de Madrid (CJM) también han condenado "enérgicamente" las pintadas y urgen a las autoridades a "perseguir y condenar a los autores de las mismas".

Según los datos del Observatorio del Antisemitismo, entre los años 2017 y 2018 se registraron un total de siete ataques como este. Tuvieron lugar en puntos tan simbólicos como el Monumento contra el Holocausto de Oviedo, la sinagoga Mayor del Call en Barcelona o la sede la comunidad judía de Madrid. 

El cementerio hebreo

En la capital está el principal cementerio judío. Es un pequeño recinto con decenas de tumbas contiguo al cementerio civil de la Almudena donde descansan, entre otros, los restos mortales del fundador del PSOE, Pablo Iglesias. En el camposanto hebreo no hay cruces, sino estrellas de David. 

Entre las lápidas apenas hay flores y se mezclan apellidos como Cohen, Sánchez, Levi o Rosengart. La comunidad adquirió hace años un terreno en la localidad de Hoyo de Manzanares donde hay otro cementerio. Actualmente, cerca de 45.000 personas forman la comunidad hebrea en España (hace 50 años eran 8.000, según el libro Madrid y sus judíos, de Juan Antonio Cabezas).