Si preguntas en el País Vasco por Joseba Sarrionaindia, alias Sarri, casi todo el mundo piensa en una canción, Sarri, Sarri, creada por Kortatu y versionada en multitud de ocasiones por otros grupos tanto vascos como del resto de España. Muchos otros quizás reparen también en que el personaje es un escritor en euskera con una obra amplísima. Tal vez bastantes menos sepan que se trata de alguien condenado a 27 años de cárcel por su pertenencia a ETA. Ahora, con sus delitos prescritos, acaba de volver para vivir en su pueblo, Iurreta (Vizcaya).

Sarrionaindia fue detenido por su pertenencia a la banda terrorista. En 1980 fue condenado a varias penas que sumaban 27 años de prisión. Sin embargo, no cumplió ni siquiera una tercera parte de los mismos. Porque en 1985 se fugó de la cárcel de Martutene (San Sebastián) junto a otro preso etarra, Iñaki Pikabea, alias Piti. Aprovechando que el cantante Imanol ofreció un concierto en dicha prisión, ambos se fugaron escondidos en altavoces. Cuentan las crónicas que les ayudó Mikel Albisu, alias Mikel Antza, que años después llegaría a jefe de ETA.

Durante treinta años Sarri estuvo en paradero desconocido. Se supone que durante la mayor parte de este tiempo ya estaba desvinculado de la organización terrorista de la que formó parte. En 2016 reapareció en La Habana (Cuba), donde llevaba varias décadas viviendo con la protección del régimen comunista. Cinco años antes, en 2011, se había armado un revuelo importante porque el Gobierno vasco decidió entregarle el Premio Euskadi de Literatura, dotado con 18.000 euros.

Delitos prescritos

Hasta ahora Sarrionaindia no tiene deudas pendientes con los tribunales. Tal y como desveló la Fiscalía tras la controversia del premio literario recibido, durante sus años en la cárcel, entre 1980 y 1985, estuvo inmerso en siete causas judiciales:. tres de ellas fueron archivadas y en otras tantas resultó condenado, mientras en otra fue absuelto. Ya hace años que prescribieron los delitos por los que fue condenado y también los de sus tres causas pendientes.

Estos días los medios vascos han contado que Sarri ha vuelto a Euskadi. Este regreso se conoció cuando el etarra fugado 36 años atrás concedió una entrevista a la web anboto.org. Además, habló después con otros medios como El Diario Vasco. Afirmaba cosas como que "no conocía la Ertzaintza, tampoco había visto nunca ETB en directo, estoy sorprendido con tanta rotonda… todo es muy diferente".

Lo que más ha hecho en su vida Sarrionaindia es escribir. Más de treinta libros en las modalidades de poesía, ensayo y novela. Además del citado premio de 2011, años antes obtuvo otros relevantes galardones literarios. Así, la Asociación Española de Críticos Literarios le entregó en dos ocasiones el Premio de la Crítica de narrativa en euskera: en 1986 por Atabala eta euria (El tambor y la lluvia) y en 2001 por Lagun Izoztua (El amigo congelado).

Está claro que Sarri no pagará por los delitos cometidos. Este mismo viernes el Colectivo Víctimas del Terrorismo, Covite, denunciaba que dos ex miembros de ETA prófugos de la Justicia, el citado Joseba Sarrionandia y Agustín Azkarate, hayan vuelto al País Vasco porque las causas que tenían pendientes han prescrito, de forma que sus víctimas "no tendrán justicia".