La crisis cubana distancia a Más País de Podemos. Mientras los morados mantienen una línea de apoyo al castrismo y centran el tiro en el embargo para justificar la reacción del régimen, los de Íñigo Errejón prefieren guardar silencio. No quieren crear problemas en su relación con los Verdes alemanes, que en política exterior tienen una posición atlantista. A la vez, aspiran a abrir puentes con el PSOE tras la remodelación del Ejecutivo. El nuevo ministro de Exteriores ha pedido al Gobierno de Cuba que respete el derecho de manifestación y exige la liberación de la corresponsal de ABC.

La razón "geopolítica" revela las diferencias entre Más País y Podemos en un momento de fragilidad del Ejecutivo de Pedro Sánchez, tras los cambios de ministros del pasado sábado. De momento, los de Errejón han preferido diferenciarse de los morados. Por ejemplo, admitiendo la situación autoritaria que vive Cuba, mientras que los diputados y miembros de Podemos insisten en respaldar al régimen y acusan al embargo (el "bloqueo", mantienen, recogiendo la retórica del gobierno cubano) y la pandemia de estar generando la crisis social.

Línea atlantista de los alemanes

No se espera que en los próximos días Más País cambie de línea. Máxime si la situación en Cuba empeora. Los Verdes en Alemania deben afrontar en septiembre unos importantes comicios en los que podrían quedar por delante del SPD. Más País quiere que se escenifique la alianza con el partido de Annalena Baerbock, pero es consciente que los ecologistas alemanes tienen una línea muy crítica con Moscú, y por ende con Cuba.

En Podemos, en cambio, sí temen una escalda de la violencia, porque si aumenta la "represión" será más difícil para el partido de Ione Belarra insistir en defender al gobierno de Miguel Díaz-Canel. Aun así, desde fuentes del partido morado aseguran que "no van a dar la espalda" a Cuba. "Es una cuestión de identidad", afirman para recordar el influjo cultural con el régimen y la revolución castrista. Si bien varias fuentes del partido consideran que la crisis no irá a más.

El pasado lunes, el secretario de Estado de la Agenda 2030 Enrique Santiago ha acusado al "bloqueo" de Estados Unidos de la situación cubana. Santiago mantiene una estrecha relación con el régimen, y se erige en uno de los principales interlocutores de Díaz-Canel en España. Otros mandatarios también afines a Podemos, como los de México, Venezuela y Argentina, también han pedido no interferir en los asuntos internos de La Habana.

Campaña de apoyo a La Habana

Desde Podemos, además, están preparando una campaña en redes de apoyo al régimen. Se está encargando de ello Julián Macías, hombre de confianza de Juanma del Olmo y conocido como el jefe de la guerrilla digital del partido morado. Macías ha confeccionado un hilo de Twitter en el que sostiene que hubo interferencias de perfiles extranjeros para que estallara el caos en las calles. "El bloqueo no solo ha golpeado la economía y la entrada de alimentos, medicinas o suministros, también bloqueó ayuda de material médico, una de las peticiones más demandadas en la campaña", escribe Macías.

La diputada autonómica Alejandra Jacinto se negó en un programa de TVE a admitir que Cuba es una "dictadura". Aina Vidal, diputada de Podemos en el Congreso, se ha reafirmado en esa lectura, aunque ha pedido que La Habana "permita con total transparencia cualquier tipo de manifestación, como es deseable en cualquier otro país". Para algunos, Vidal ha matizado las declaraciones de Jacinto y el comunicado de la Secretaría de Internacional de Podemos, aunque en el partido morado recuerdan que Vidal es una representante de los Comunes de Ada Colau, "que son más cercanos a los verdes y Más País".

La última derivada de la posición de Errejón atañe a la relación con el PSOE. Desde algunos ministerios socialistas existe interés por la posición de Más País. Los sectores más técnicos del Ejecutivo muestran su disconformidad con la posición de Podemos sobre el asunto cubano. Y creen que los de Errejón pueden convertirse en aliados más fiables. Errejón sabe que Sánchez quiere aclarar hasta qué punto puede contar con el apoyo de Podemos. Y, de cara a los próximos comicios generales, el exnúmero dos de Iglesias busca consolidarse como alternativa a los morados gracias al apoyo estratégico de los verdes alemanes y europeos.