La fiscal general del Estado, Dolores Delgado, se ha reunido este miércoles con Eduardo Inda, fundador y director de Okdiario, apenas unas horas antes de la puesta en libertad del excomisario José Manuel Villarejo, según publica el periódico Ctxt, que además ilustra la información con un vídeo en el que la fiscal general intenta evitar que la graben interponiendo a sus escoltas.

A la cita, celebrada a las 15 horas en un piso ubicado en una calle del centro de Madrid muy próximo a la Puerta del Sol, también ha asistido Manuel Cerdán, adjunto al director en Okdiario. Según relata Ctxt, el encuentro duró una hora. Primero abandonaron el domicilio Inda y Cerdán, y 25 minutos más tarde salió Delgado.

La fiscal salió del edificio protegida por dos guardaespaldas y un asesor. Según recoge Ctxt a partir del testimonio de algunos vecinos, el piso donde se celebró el encuentro ha sido utilizado como vivienda por el exjuez Baltasar Garzón, pareja de Dolores Delgado y cuyo bufete, además, defiende a uno de los implicados en la causa de Villarejo: el comisario García Castaño.

Delgado huye de la cámara

Tras ser abordada por el periodista y la cámara, la fiscal ha intentado en todo momento evitar ser grabado y no ha querido responder por qué se reunía con la cúpula del diario. Los escoltas han intentado interponerse entre la fiscal general y la cámara hasta que ha logrado subir al coche oficial sin responder a ninguna pregunta.

Hace semanas, la fiscal Delgado protagonizó otra reunión -desvelada por Vozpópuli- que causó también gran polvareda. A la mesa de una conocida marisquería cercana al Bernabéu, Delgado comía con el periodista de La Sexta Antonio García Ferreras -también amigo de Inda- y con el presidente del Real Madrid, Florentino Pérez. A la comida también asistía el novio de la fiscal, Baltasar Garzón.

Villarejo, en libertad

El excomisario José Villarejo ha salido este miércoles por la tarde de la cárcel de Estremera, donde se encontraba desde noviembre de 2017 de forma preventiva por el caso Tándem. En declaraciones a los medios de comunicación, Villarejo ha asegurado que "las cloacas no generan mierda, la limpian".

Asimismo, ha denunciado "torturas y maltrato" durante su estancia en prisión y ha asegurado que no piensa huir: "Solo quiero defenderme. La historieta de que iba a huir es mentira". "Es la razón por la que me han tenido preso, para que no hablara”, ha añadido, advirtiendo que va a contar "cosas muy interesantes".

Su excarcelación se produce horas después de que el juez de la Audiencia Nacional Manuel García Castellón haya acordado dejarle en libertad provisional, como había solicitado la Fiscalía Anticorrupción, porque estaba a punto de cumplir cuatro años de prisión preventiva, el máximo legal permitido en España sin condena firme. El ex mando policial también ha defendido su presunción de inocencia.