El PSOE y Ciudadanos han presentado este miércoles una moción de censura en la Asamblea Regional de Murcia contra el presidente regional, Fernando López Miras (PP), según ha confirmado Vozpópuli fuentes de Cs. Actualmente, el gobierno regional recae en el Partido Popular junto a la formación de Inés Arrimadas, pero la suma de Ciudadanos y PSOE también alcanza la mayoría absoluta necesaria para gobernar la cámara.

PSOE y Ciudadanos también presentarán una segunda moción en el ayuntamiento de la capital murciana donde Ciudadanos también gobierna con el PP. En virtud de estos acuerdos, Ciudadanos se quedaría con el Gobierno regional y el Partido Socialista con el Ayuntamiento de Murcia.

Esto supondría el fin del Gobierno presidido por López Miras en la Comunidad y, según ha podido saber este periódico, la candidata a ocupar la Presidencia sería la actual portavoz del Ejecutivo y coordinadora autonómica de Cs, Ana Martínez Vidal. En el caso del Ayuntamiento de Murcia, la moción pondría fin al gobierno del alcalde José Ballesta, sostenido también por Ciudadanos en coalición.

Arrimadas exigió la dimisión del consejero de Sanidad

La coalición entre los populares y el partido naranja se vio tensionada tras los casos de vacunación irregular, que incluyeron al propio consejero de Sanidad, perteneciente al PP. La presidenta de CiudadanosInés Arrimadas, exigió al presidente Miras el cese de su consejero de Salud, Manuel Villegas, por "saltarse la cola" para ponerse la vacuna del coronavirus.

Según avanzó Vozpópuli, la mujer del consejero también recibió la dosis de la vacuna, y tras una primera negativa, el consejero acabó dimitiendo de su cargo. Otro foco de tensión fue la negativa de López Miras a realizar una profunda remodelación en el gabinete de coalición, tal y como quería Martínez Vidal para desbancar como vicepresidenta a Isabel Franco.

En los últimos días, la crisis entre los dos socios del centro-derecha se intensificó cuando el vicealcalde de Murcia, Marío Gómez (Cs), denunció ante la UDEF a otros miembros de la corporación murciana del PP por presuntos casos de corrupción.

El texto de la moción fue respaldado por 23 firmas, las 17 del PSOE y las 6 de Ciudadanos, lo que supone "mayoría absoluta" sin necesidad de depender de los dos escaños de Podemos, según adelantó el diputado del PSOE en la Asamblea, Francisco Lucas.

La moción, bajo un epígrafe titulado 'Confianza en las instituciones, ejemplaridad', esgrime que la definición de corrupción "es muy sencilla: el abuso de un poder público para beneficio privado" y añade que "si uno está abusando del poder público para obtener un beneficio privado, que no tiene por qué ser económico, es corrupción".

"Y el incumplimiento del orden de prelación constituye un abuso de poder", señalan el PSOE y Cs en la moción. "Llevamos desde Ciudadanos, también desde los partidos de la oposición, pidiendo el listado de altos cargos vacunados irregularmente demasiado tiempo ya", según el texto, que recuerda que esta petición se elevó, incluso, a la Asamblea Regional.

"La confianza se ha roto"

Precisamente, en el Parlamento autonómico se impulsó y constituyó una comisión de investigación. "Por primera vez en la historia, en un ejercicio de extrema transparencia, un socio de gobierno promovió una comisión del propio Ejecutivo", reza el texto de la moción.

Asimismo, el texto destaca que la "realidad mediática" está "superando el avance de la Comisión de Investigación", y "casi diariamente estamos conociendo irregularidades". Se trata, añade, de "políticos que se cuelan, descontrol en el proceso de vacunación, concejales que se vacunan (y vacunan)", de forma que "la vacunación irregular no parece tener fin".

Para "colmo", la moción señala que la Fiscalía ha encargado recientemente a la Unidad Central de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) que compruebe las adjudicaciones de cuatro concejalías del Ayuntamiento de Murcia desde 2015 para comprobar si ha habido fraccionamiento de proyectos o han sido otorgados a dedo".

"Y nuestro socio de gobierno, regional y municipal, responde acusando, denunciando y espiando al denunciante. Entenderán ustedes que la confianza se ha roto", señala Ciudadanos en el texto de la moción.

"Difícilmente puedan recordar un momento en nuestra historia regional en el que hayamos sido objeto del foco mediático por tan vergonzante mérito: ser los campeones en colarnos los altos cargos antes que los grandes dependientes, y denunciar a un concejal por denunciar presunta corrupción de su propio ayuntamiento. Portadas de periódicos, filtraciones, sospechas... no se podía esperar más, ni menos", explica.

Fernando López Miras.

En la moción, los firmantes aseveran que el PP ha provocado, durante 26 años de gobierno, que la Región de Murcia "esté a la cola de los indicadores de riesgo extremo de pobreza y de exclusión social". A su juicio, la ciudadanía de la Región "ya votó por un cambio de modelo, un cambio de hacer política obsoleta, que tiene que hacerse realidad en nuestra comunidad".

Así, destacan que "se inicia el proceso para llevar a cabo un proyecto de Región más justa, solidaria e igual. Un proyecto de Región en el que nadie se quede atrás", destacan ambos partidos, según Europa Press.

"El Partido Popular no ha soportado la prueba de vivir en coalición; no cumplen los mandatos de un Pleno cuando le instan a cesar a un concejal por colarse en la vacunación; no dan cumplimiento, a pesar de contar con Fondos Extraordinarios COVID, al mandato de la Asamblea de volver a la presencialidad escolar...", esgrime la moción.

"Una radical ética pública"

Así, el texto remarca que quienes están al frente de instituciones públicas no pueden exigirse "menos que una radical ética pública". Todo ello, añade, "sin ceder ni un ápice", y los firmantes creen que la Región no está siendo noticia a nivel nacional "precisamente por ello".

"PSOE y Ciudadanos firman un compromiso para la limpieza de las instituciones en la Región de Murcia", así como "por la transparencia y estabilidad, con un gobierno de coalición que trabaje por y para las personas, que tienen que ser la prioridad de cualquier Ejecutivo, por encima de cualquier otro interés", subraya el texto.

"La Región de Murcia necesita un gobierno regenerador, defensor de la ética pública, de la transparencia, que sea capaz de generar una esperanza en la ciudadanía, en nuestro futuro como Región, y que supere tiempos anteriores en los que el descrédito, la corrupción y la vergüenza han sido el triste legado que el PP ha dejado", concluye la moción, que estima que "es el momento de comenzar una nueva época en la Región impulsada por PSOE y Ciudadanos".