El 39,8% de los madrileños piensa que Pablo Iglesias ha sido el responsable de que haya existido crispación política durante la campaña electoral de las autonómicas de Madrid que se celebraron este pasado 4 de mayo. Así se desprende del barómetro que el Centro de Investigación Sociológicas (CIS) ha publicado este jueves.

En concreto, en la pregunta 17b, el barómetro cuestionaba sobre "¿quién es más responsable de que haya crispación política en la campaña electoral a la Comunidad de Madrid en este momento?". La respuesta ganadora fue la del líder de Unidas Podemos, que dimitió durante la misma noche electoral a tenor de los malos resultado de su formación en el 4-M. En segunda posición aparece Rocío Monasterio, la cabeza de lista de Vox: un 31,9% piensa que ella ha tenido la culpa. Son los dos que cuentan con más responsabilidades por parte de los encuestados.

Del resto de candidatos, un 11,7% culpabiliza a Isabel Díaz Ayuso, un 0,7% a Ángel Gabilondo y un 0,2% a Edmundo Bal y Mónica García.

Respecto a los partidos, un 41,4% de los madrileños piensa que Vox ha sido la formación que más ha hecho para que exista crispación durante la campaña del 4-M. En segundo lugar aparece Unidas Podemos, un un 36,5%. Después de ellos, el PP (6,45), el PSOE (1,5%), Más Madrid (0,3%) y Ciuadanos (0%).

Este barómetro publicado hoy por el Centro que dirige José Félix Tezanos es en lo que estuvo trabajando el CIS durante la campaña de las elecciones autonómicas de la Comunidad de Madrid: "Una encuesta metodológica en la Comunidad de Madrid con el objetivo de analizar e identificar con mayor cercanía las principales tendencias y datos de la realidad sociopolítica y electoral, dado el alto número de personas que toman sus decisiones de voto durante la campaña y sus últimos días".

Según se indica en la 'ficha técnica' de este estudio, la “fecha de realización parcial” del mismo fue entre el 27 de abril y el 3 de mayo pasados, período en el que se realizaron 3.067 entrevistas a potenciales votantes de 117 municipios.

En este sentido, el PP denunció días antes del 4-M que el CIS estuviera haciendo estas encuestas antes de los comicios y solicitó que se le entregaran, algo que el organismo dirigido por Tezanos hizo tras la solicitud de los populares a la Junta Electoral Provincial de Madrid.

En la 'Encuesta metodológica' sobre los comicios madrileños se preguntó a los votantes por cuestiones como su previsión de ir a votar, si le influiría en su decisión la pandemia de la covid-19 o si había polarización en la campaña.

Influencia limitada del coronavirus

A este respecto, este sondeo indica que, en una escala de 0 a 10, una media de 9,3 indicaba que con toda probabilidad iría a votar el 4-M, algo que efectivamente se plasmó este martes en una participación del 76,25%, muy por encima del 64,27% que se registró en 2019.

En cuanto a la influencia en su voto de la “situación actual del coronavirus”, un 62,8% dijo al CIS que afectaría poco (19,5%) o nada (43,3%), mientras que un 35,4% señaló que tendría mucha (13,8%) o bastante repercusión (21,6%).

Además, el organismo público no detectó, en estas entrevistas previas al 4-M, la magnitud que tendría la victoria de Ayuso. Así, al reunir voto directo más simpatía, este estudio del organismo demoscópico nacional refleja que un 30,3% respondió que votaría al PP, un 18% al PSOE, un 15,4% a Más Madrid, un 8,4% a Podemos, un 5,5% a Vox y un 3,8% a Ciudadanos.

Estas estimaciones se quedaron muy lejos de los resultados en el caso del PP, que finalmente se hizo con un 44,73% de los sufragios, y de Vox, que logró un 9,13%. Las predicciones se aproximan más a los votos que recibieron en la práctica Más Madrid (16,97%), PSOE (16,85%), Podemos (7,21%) y Ciudadanos (3,57%).