El presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, ha hecho un guiño a la época de Quim Torra, cuando ha reivindicado volver a situar las relaciones políticas con el Gobierno de Pedro Sánchez en el marco de Pedralbes: "Cojamos la declaración de Pedralbes, pongámosla sobre plano y comencemos a caminar", ha sostenido el mandatario catalán, que ha hecho esta afirmación en el discurso inaugural de la Reunión Anual del Círculo de Economía, en el Hotel W de Barcelona, antes de dar plantón al rey Felipe VI, quien asistirá a partir de las 19.00 de este miércoles y a la cena inaugural.

Aragonès ha señalado ese encuentro, celebrado el 20 de diciembre de 2018, en el que Sánchez visitó Barcelona pocos meses después de la moción de censura a Mariano Rajoy y en el que coincidió con el entonces 'president' Torra en la existencia de un "conflicto político" en Cataluña.

El Ejecutivo central se avino a dejar fuera del documento pactado, la Declaración de Pedralbes, la mención del diálogo "en el marco de la Constitución" que hasta en aquel momento habían abanderado para iniciar esa nueva etapa de deshielo institucional y desmarcarse de la posición del anterior gobierno del PP. Se usó el eufemismo "en el marco de la seguridad jurídica" para contentar a los nacionalistas.

Después de dos elecciones generales, y con el gobierno en minoría de Sánchez -que depende, principalmente, de ERC y el PNV- Aragonès se ha visto legitimado para reivindicar ante los empresarios catalanes ese acuerdo que también establecía la necesidad de un "diálogo efectivo" que vehiculara una "propuesta política" que cuente con "un amplio apoyo de la sociedad catalana". Este punto en el acuerdo se entendió como la necesidad de "resolver" el conflicto mediante algún tipo de votación en Cataluña.

"Comisión bilateral"

Este documento también ponía negro sobre blanco al nuevo paradigma en el que entraba la política nacional tras el fin de la 'era Rajoy'. Se concretó que ambas administraciones celebrarían reuniones periódicas en plano de igualdad: "se establece un doble foro de diálogo; por un lado un espacio institucional entre el Gobierno y la Generalitat a través de la Comisión bilateral Estado-Generalitat, y por otro lado, una mesa de partido".

Estos encuentros fuera del ámbito del Congreso de los Diputados recibió las críticas del resto de partidos políticos, que veían que las cortes, donde reside la soberanía nacional, quedaba excluida de las deliberaciones políticas y sin la capacidad de fiscalizar estos encuentros.

Este "espacio de diálogo constitucional" debía servir para hacer un "diagnóstico de la evolución del conflicto en Cataluña", "consolidar los espacios de diálogo institucional existentes" y hacer "propuestas sobre el futuro de las relaciones institucionales entre el Gobierno central y la Generalitat de Cataluña".

"Independencia de Cataluña"

El presidente catalán ha insistido en su compromiso con el diálogo con el Gobierno central, aunque ha avisado de que su convicción sigue siendo lograr la independencia de Cataluña y que por eso plantearán en la mesa de diálogo la amnistía y la autodeterminación como soluciones, y espera que el Ejecutivo de Pedro Sánchez presente las suyas.

"Todo el compromiso con una etapa de diálogo y negociación. Queremos una solución que pueda ser ratificada por la ciudadanía de Catalunya. De la misma manera, tengo muy claro mi compromiso y mis convicciones, las conocen perfectamente, independentistas, republicanas y progresistas, y las defenderemos", ha razonado.

El presidente del Govern ha destacado que hay una oportunidad de poder avanzar y que en la mesa de diálogo cada gobierno debe presentar sus propuestas: "El Estado debe defender la suya, tiene la obligación también de presentar una propuesta. Y a partir de aquí, debatir, contraponer modelos".

Guiño a los indultos

Aunque ha reconocido que no será un proceso fácil porque parten de posiciones alejadas, ha destacado que, "si se producen pasos adelante las próximas semanas es una señal de que se puede avanzar en este camino", en alusión velada a los indultos a los presos del 1-O. También el presidente del Círculo de Economía, Javier Faus, ha solicitado que para superar la “parálisis” de la política catalana son necesarios los indultos.

En este sentido, ha reiterado su compromiso con este diálogo y espera que "en los próximos días" el Gobierno central constate también su voluntad para buscar una solución. "Siendo conscientes de que las distancias están ahí pero que, de la misma manera que hay distancias en las posiciones de partida políticas, debe haber toda la voluntad, un doble esfuerzo de gestionar de manera diferente el conflicto político que tenemos con el Estado y avanzar hacia una solución", ha subrayado.