El Consejo de Gobierno de Castilla-La Mancha ha acordado este lunes adelantar a las 22.00 horas de la noche el toque de queda, cerrar perimetralmente todos los municipios así como toda la hostelería y las grandes superficies, excepto aquellas tiendas que vendan productos esenciales.

El presidente de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha informado en una rueda de prensa de estas medidas, en la que ha aseverado que "no tenemos más remedio, no hay alternativa, no tenemos otra opción".

Un plazo de diez días

García-Page ha subrayado que estas medidas se aplicarán, en principio, por un plazo de diez días, y ha confiado en que den resultado y se traduzca en un menor número de contagios, pues ha subrayado que en las zonas donde se han aplicado ya, como en la Gerencia de Atención Integrada de Manzanares, han conllevado un menor número de casos.