El Govern balear prohíbe a sus ciudadanos viajar desde este viernes a la Península hasta el 12 de abril, salvo por motivos profesionales o fuerza mayor como ir al médico, y vuelve a cerrar en Mallorca e Ibiza el interior de bares y restaurantes para evitar una cuarta ola de la covid-19.

Sin embargo, sí permitirá a los residentes moverse entre las islas, una posibilidad que el Govern ha analizado.

Incidencia de 47 casos

El Ejecutivo autonómico ha anunciado este martes estas restricciones para evitar un repunte de los contagios, a pesar de que la incidencia acumulada de la covid-19 en Baleares es de las menores de España con 47 casos por 100.000 habitantes en 14 días, pero los epidemiólogos prevén que se rebasará en pocos días.

Estas medidas que aprobará este miércoles el Ejecutivo han sido adoptadas en "consenso" con los sectores empresariales y sindicales en la Mesa del Diálogo Social, que se ha reunido esta tarde, ha informado el portavoz del Govern balear y conseller de Turismo, Iago Negueruela.

Las restricciones se adoptarán con ocasión de las vacaciones de la Semana Santa y la intención es evitar los desplazamientos de los ciudadanos. Por lo menos estarán vigentes hasta mediados de abril. 

Lo primero es "proteger"

Los consellers de Turismo y Salud, Patricia Gómez, han comparecido en rueda de prensa en la que han explicado que hay indicios de contagios que recuerdan a los momentos previos a la segunda y tercera ola.

Lo primero es "proteger" la salud de las personas, ha subrayado Negueruela, que también ha dicho que "necesitamos llegar" al verano "muy bien" para que la comunidad autónoma pueda abrir su planta hotelera y su oferta complementaria. "Nos jugamos la reactivación de nuestra economía", ha apostillado.

El conseller ha reconocido que aprobar estas nuevas medidas no es "fácil" y que hay muchos pequeños y medianos empresarios que se están "dejando la piel" para sacar adelante sus negocios y lo están pasando "muy mal".

En el ámbito de la restauración, en Ibiza continuará cerrado el interior de bares y restaurantes y, a partir de ahora, vuelven a clausurarse los de Mallorca. En el caso de Menorca y Formentera sigue abierto el interior con determinadas restricciones.

Otras medidas

Otra medida nueva es que en los hoteles a partir de las 5 de la tarde se cierra el servicio de bar y solo se puede cenar hasta las 10 de la noche.

Negueruela ha pedido "especial responsabilidad" a los ciudadanos y a los empresarios, al tiempo que ha subrayado que se llevarán a cabo controles en todos los sectores para velar por el cumplimiento de la normativa anti-covid.

Además, proseguirán los controles "exhaustivos" en los aeropuertos, con la exigencia de PCR negativo a los viajeros de fuera de España y de PCR o test de antígenos negativos para los nacionales. Si se viaja dentro de las islas, no es obligatorio realizarse ninguna prueba.

La desescalada en Baleares será lenta: "La experiencia nos ha enseñado que debemos ser prudentes y no debemos tener prisas, no nos podemos permitir un paso atrás", ha afirmado Negueruela.

El portavoz ha dicho que se trata de "salvar vidas y no la Semana Santa", y evitar así que se disparen los contagios y se vuelvan a llenar las UCI de los hospitales.

"Responsabilidad y salud como binomio principal, y consenso amplio en términos generales con los agentes sociales", ha añadido.