Con mucha probabilidad, Baleares volverá a cerrar de manera inmediata el interior de sus bares y restaurantes para evitar a "toda costa" una cuarta ola de coronavirus, ante el temor de la rapidez de la propagación de la cepa británica y tras un leve aumento de los contagios en los últimos días.

El interior de bares y restaurantes habían vuelto a recibir a sus clientes hace una semana, pero el Govern ha dejado claro este lunes que tomará todas las medidas necesarias para evitar que los casos de la covid-19 vuelvan a descontrolarse en la comunidad autónoma, han informado esta noche a Efe fuentes del Ejecutivo.

De hecho, Baleares se sitúa entre las comunidades españolas con menos contagios: La incidencia acumulada a 14 días en Baleares este lunes es de 47 casos por 100.000 habitantes (44 el sábado pasado), un leve aumento que, sin embargo, preocupa a las autoridades sanitarias ante la posibilidad de que la curva vuelva a subir de nuevo.

"Nos jugamos vidas y nuestra economía"

Por ello, los epidemiólogos han puesto sobre la mesa la clausura inmediata del interior de bares y restaurantes como medida de choque, un asunto que este martes tratará el Govern en una reunión urgente que mantendrá en la Mesa de Diálogo Social con patronales y sindicatos.

En rueda de prensa, el portavoz del Govern y conseller de Turismo, Iago Negueruela, ha dejado claro este lunes que el Ejecutivo tomará cualquier medida que sea necesaria para proteger la salud de los ciudadanos y salvar la próxima temporada turística de verano.

"Nos jugamos vidas y nuestra economía", ha aseverado en rueda de prensa el portavoz, que ha advertido del rápido contagio y del riesgo "exponencial" que supone la cepa británica.

Además, el Ejecutivo exige que cualquier turista internacional que pueda venir a Baleares por Semana Santa venga con una PCR negativa realizada en las últimas 72 horas previas al viaje.