El aplazamiento de la ley de Memoria Democrática ha sido el primer paso que ha dado el nuevo ministro de la Presidencia, Relaciones con las Cortes y Memoria Democrática, Félix Bolaños, tras recibir la cartera de manos de su antecesora en el cargo, Carmen Calvo.

La exvicepresidenta primera del Gobierno tenía previsto aprobar el anteproyecto de ley este pasado martes en el Consejo de Ministros para remitirlo ya al Congreso de los Diputados. Sin embargo, Bolaños ha preferido aparcarlo para estudiarse a fondo la norma antes de que se inicie el trámite parlamentario.

Al margen de la disconformidad de las asociaciones memorialistas con la citada ley, la cual consideran insuficiente, creen que este aplazamiento "no es honesto con las víctimas". "Están empujando esto hacia el final de la legislatura y siempre es por un interés político y de partido", lamenta Emilio Silva, presidente de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica, en conversación con Vozpópuli.

Para Enrique Gómez, presidente de Asociación por la Recuperación de la Memoria Histórica de Aragón (ARMHA), es "comprensible" que Bolaños quiera revisar la norma pero califica de "decepcionante" el retraso que va a sufrir con la llegada del nuevo ministro. "En lo práctico vamos a ver si esa Secretaría de Estado funciona de verdad", señala a este diario en referencia a los pasos previstos, como el dinero que el Gobierno dará a las comunidades autónomas para llevar a cabo exhumaciones.

Sobre el perfil de Bolaños frente al de Calvo, Gómez no se muestra reticente. "Llevamos tanto tiempo con estas cosas que hay veces que de repente un político que es más conservador no te pone ningún problema y luego tienes otro al que esto le debería interesar y te dice que vaya tontería esto de la memoria histórica", apunta. Aún así, el presidente de la ARMHA afirma que están "muy expectantes": "Hay que estar un poco encima para ver por dónde va", dice sobre el ministro.

No tenemos por qué pensar en ningún caso que va a aflojar políticamente porque pensamos que el texto que se hizo público ya es bastante flojo"

Tampoco Silva cree que el nuevo nombramiento vaya a suponer un paso atrás en la lucha de las asociaciones memorialistas. "El nuevo ministro es una incógnita. No tenemos por qué pensar en ningún caso que va a aflojar políticamente porque pensamos que el texto que se hizo público el 15 de septiembre ya es bastante flojo", afirma.

En opinión del presidente de la ARMH, para mejorar la norma son necesarios, entre otros, los siguientes pasos: crear una oficina que atienda a las familias y "no esperar a crearla con una ley", y que allí donde no haya organismos similares se cree en las delegaciones del Gobierno; que haya un notario en las exhumaciones para que levante acta, y hacer un censo también con los verdugos. "Hay víctimas porque alguien decidió que tenían que ser asesinadas", añade.

"Insuficiente"

Según el diario Público, pese al aplazamiento de la ley por parte de Bolaños, el Ejecutivo quiere aprobarla antes de las vacaciones de verano —el último Consejo de Ministros es el 3 de agosto—. Tras obtener luz verde, su trámite parlamentario no se prevé sencillo al no contar con el respaldo de las asociaciones memorialistas ni con el apoyo necesario de ERC o EH Bildu. Podemos, por su parte, considera que el anteproyecto es un "avance" en el reconocimiento a las víctimas del franquismo, pero lo tacha de "insuficiente" y tratará de mejorarla cuando llegue al Congreso.