Félix Bolaños asumió este lunes el Ministerio de la Presidencia destacando que estas “cosas ni se puede pedir ni se pueden rechazar” y ensalzó el trabajo de su predecesora Carmen Calvo, a la que definió como una “gran persona”.

Bolaños dedicó sus primeras palabras como ministro a su antecesora, Carmen Calvo, a la que se dirigió como vicepresidenta, para agradecer su labor y trasladar a la ministra saliente “toda mi admiración, respeto cariño y amistad”.

Precisamente, Calvo afirmó que “este es el traspaso más amoroso de la historia de la política” porque “las amistades se forjan en los momentos particularmente duros” y ella tiene que ser “la ministra que más tranquila da el relevo”.

La 'exnúmero dos’ del Gobierno destacó la honra por haber sido la voz de muchas mujeres y dijo que Bolaños “lo tiene todo” porque tiene “capacidad y lealtad probada”.

Bolaños estuvo arropado por el expresidente José Luis Rodríguez Zapatero y las tres vicepresidentas del Gobierno: Nadia Calviño, Yolanda Díaz y Teresa Ribera, además de los ministros Fernando Grande Marlaska (Interior), María Jesús Montero (Hacienda), José Manuel Albares (Exteriores), Reyes Maroto (Industria), Ione Belarra (Derechos Sociales) y Alberto Garzón (Consumo).

Entre los muchos dirigentes socialistas que quisieron acudir a este traspaso estaba también el presidente de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, y la vicesecretaria general del PSOE y portavoz parlamentaria, Adriana Lastra. También Santos Cerdán, quién asumirá la gestión de la Secretaría de Organización del partido tras la renuncia, que será oficial estos días, de José Luis Ábalos.