Los resultados de las elecciones catalanas de este domingo han ratificado la deblace de Ciudadanos en los comicios. Tras ser el partido más votado y lograr un total de 36 escaños en la anterior cita electoral, los 'naranjas' se han quedado con seis. La presidenta de la formación, Inés Arrimadas, ha rechazado dimitir al achacar este conteo a la "baja participación".

"Con una baja participación nuestro partido sufre más", ha dicho la 'naranja' para asegurar que se ha cumplido la previsión de que habría un 50% de participación.

La presidenta del partido ha afirmado que "como catalana constitucionalista", la situación "es terrible". "Para lo único que han servido estas elecciones es para que el independentismo salga reforzado", ha añadido en una entrevista en 'Onda cero'.

Según la 'naranja', "la euforia del independentismo es muy clara", pero todos deben preguntarse si lo que han hecho "ha sido correcto o no". "No hemos sabido movilizar a nuestro electorado, pero en la tercera ola [de covid] no se debían celebrar unas elecciones", ha continuado.

Arrimadas ha aludido a la presidencia de Albert Rivera para indicar que estos datos no son de ahora, sino que el bajón se produjo durante el mandato de su antecesor.

Arrimadas ha aseverado que "la baja participación desmoviliza al constitucionalismo", pese a que Ciudadanos "ha sido un factor enorme para sacar al constitucionalismo de la abstención".

Alude a la presidencia de Albert Rivera

Así, la líder 'naranja' ha reiterado que, aunque la participación no ha sido la única razón por la que Ciudadanos ha caído en picado en estos comicios, en este momento deben ser "realistas" y su partido no contaba con 36 escaños desde el 10-N.

Además, ha aludido a la presidencia de Albert Rivera para indicar que estos datos no son de ahora, sino que el bajón se produjo durante el mandato de su antecesor. "Desde el 10-N estábamos en ese porcentaje de votos, que es cuando yo acceso a la presidencia", ha señalado.

Arrimadas rechaza dimitir tras las elecciones

Por este motivo, y reiterando que su electorado "se ha quedado en casa", Arrimadas rechaza dimitir. "Yo voy a seguir adelante en este proyecto, con un apoyo del partido", ha dicho.

El candidato a la presidencia de la Generalitat por Ciudadanos Carlos Carrizosa y la presidenta del partido Inés Arrimadas tras las elecciones catalanas. EFE

Asimismo, ha cargado contra el PSC, afirmando que "el constitucionalismo no tiene motivos para estar contento". "A lo mejor teníamos que haber hecho como el PSC, que pactó la 'ley Celaá'", ha ironizado.

Arrimadas ha recuperado, además, el motivo por el que no se presentó para ser investida presidenta de la Generalitat de Cataluña. "Si el candidato Illa se presenta a la investidura y se encuentra con un candidato independentista que tiene el apoyo necesario, no se va a poder presentar, como me pasó a mí", ha añadido.

Descarta que haya un relevo porque, según dice, "si eso solucionase el resultado", lo plantearían, pero no cree "que lo solucione".

"Nos quedan años muy duros"

"Me he equivocado en muchas cosas importantes, pero en esa no. Nos quedan años muy duros con un independentismo reforzado gracias a la baja participación", ha continuado. "No hemos podido movilizar a nuestro electorado y es responsabilidad totalmente nuestra", ha afirmado.

Sin embargo, descarta que haya un relevo porque, según dice, "si eso solucionase el resultado", lo plantearían, pero no cree "que lo solucione". "Hay que ver la que nos espera...", ha espetado.

De esta manera, descarta, por el momento, lo que algunos preveían tras la convocatoria de la presidenta de Ciudadanos, de una reunión urgente del Comité Ejecutivo este mismo lunes. Lo convocó, incluso, antes del descalabro electoral que finalmente ha sufrido el partido en las elecciones catalanas de este domingo 14-F.

.