“Yo le pedí desde el primer momento que no renunciase, ni abandonase la secretaría general, porque no quería una Gestora". Así ha desvelado este jueves Juan Espadas su petición a Susana Díaz –nada más ganar las primarias por la candidatura a la presidencia de la Junta de Andalucía– para que permaneciese en dicho liderazgo, frente a la medida que Ferraz aplicaría, recogida en los estatutos del partido, en el caso de producirse la dimisión.

El nuevo relato del también alcalde de Sevilla ha causado perplejidad, por no decir asombro, en una abarrotada sala de prensa del Parlamento Andaluz, donde comparecía minutos después de reunirse con el presidente de la Junta, Juanma Moreno, para postularse como nuevo socio de legislatura, frente a Vox.

Ni que decir tiene que las revelaciones de Espadas han eclipsado por completo todo lo que hasta ese momento había contado acerca del consenso, diálogo y entendimiento mutuo, tras la cita con Moreno Bonilla celebrada en sede parlamentaria minutos antes.

La confesión del sustituto de Díaz en su camino hacia el palacio de San Telmo se han producido ante las insistentes preguntas de los periodistas, sobre cómo se pilotaba el proceso que él llama de "transición" en el PSOE andaluz, después de haber negado una y otra vez que haya "bicefalia alguna".

Pero si hay algo que ha motivado que Espadas rompiese su silencio, acordado con Díaz, ha sido una información publicada este jueves por el diario El País, sobre que Ferraz convocaría primarias en julio para forzar la salida de su cargo de la sevillana.

"Hay informaciones que no son exactamente así", ha argumentado Espadas sin citar en ningún momento al rotativo de Prisa. De hecho, se ha dirigido a los periodistas para decirles que, él personalmente, les iba a dirigir un comunicado,  a lo largo de esta tarde, para aclarar todos los extremos sobre la permanencia interina de Susana Díaz como secretaria general .

La versión ofrecida hasta ahora por el dirigente socialista no deja de ser una contradicción en sí misma, por cuanto la renuncia de Díaz (cuando se produzca) implicará de forma automática la imposición de una Gestora desde Ferraz. El supuesto atrincheramiento en su cargo orgánico de la expresidenta de la Junta (filtrado desde Ferraz) había motivado, precisamente, que la dirección Federal decidiera días atrás adelantar su Comité Federal al 3 de julio. Todo ello con vistas a convocar unas 'primarias exprés' para elegir al nuevo secretario general en Andalucía, que no será otro que Juan Espadas, por lo que no habría necesidad de celebrar este proceso interno entre los militantes.

“Yo ayer (por este miércoles) dije, sobre este proceso, que nos hemos tomado unos días para ver la formula que sea mejor. Ella, desde la misma noche de las primarias, ha mostrado su absoluta disposición a colaborar conmigo para el mejor resultado", ha recalcado Espadas sobre su rival en el partido.

Frente a las versiones que se han publicado, provenientes de Ferraz, el regidor hispalense sostiene que "no hay ningún bloqueo, ni empecinamiento personal de la secretaria general". Frente a tales conductas "lo que sí hay es un diálogo, entre los dos, para que esto salga muy bien y así lograr un nuevo liderazgo", en el socialismo andaluz.

Sobre el papel de Ferraz, que Espadas ha querido mencionar con absoluta cautela, siendo como es un hombre de Sánchez, ha sostenido que "en ningún momento ha habido injerencias, ni hemos forzado nada, ni ha habido presiones de la Ejecutiva Federal".

Ante la insistencia de los medios de comunicación sobre si habría que descartar unas nuevas primarias en Andalucía, el nuevo líder del PSOE-A ha sido parco y escueto: "Lo resolveremos en los próximos días". Y es que Espadas pretende evitar que se visualice un desembarco de Ferraz por la fuerza, después de haber alejado a cualquier dirigente 'sanchista' nacional de su campaña de primaria para así intentar, sin éxito, no parecer un candidato tutelado por el aparato.

Al margen de la versión que pueda ofrecer, o pretender Espadas, acerca de su deseo de autonomía propia, este jueves no ha podido evitar que el portavoz parlamentario del PP, José Antonio Nieto, dejara clara su postura de sumisión a Sánchez –disfrazada de lealtad– en relación con que estará de acuerdo con cualquier decisión que el Gobierno adopte sobre los indultos: "si me piden que me tire por un barranco me tiro", ha ejemplificado Nieto.

Distintas fuentes cercanas a Susana Díaz, consultadas por VozPópuli después de la comparecencia de Espadas, han trasladado el malestar de la todavía secretaria general ante el hecho de "haber aguantado quince días de intoxicaciones sobre que ella se atrincheraba", sostienen. Además, precisan que en la mañana de este jueves, antes de que Espadas acudiera a reunirse con Moreno Bonilla, el candidato socialista a la Junta ha mantenido un encuentro con Díaz. Ella le ha urgido –recalcan las fuentes citadas– a que aclarara que fue el alcalde de Sevilla quien le pidió a la dirigente del PSOE-A continuar en su cargo en este proceso de "transición" que Espadas pretende llevar a cabo sin tutelas.