La Generalitat de Cataluña ha destinado algo más de dos millones de dólares (1,8 millones de euros) a mantener la actividad de su delegación en Estados Unidos desde principios de 2014, un periodo en el que los representantes de la Generalitat han mantenido un total de 167 reuniones con funcionarios y representantes políticos estadounidenses.

Así consta en la información que está obligada a desvelar semestralmente la "Delegation of Catalonia to the United States of America" en virtud de la ley estadounidense que obliga a registrarse a todo el que actúe por cuenta de un gobierno extranjero (conocida como FARA).

Según esos documentos, consultados por Europa Press, el sueldo del delegado de la Generalitat en EEUU asciende a 131.214 dólares al año (114.361 euros al cambio actual), según un documento registrado en mayo de 2014. El número dos de la oficina, Xavier Vila, que ocupa ese puesto desde el 1 de agosto de 2015, cobra 70.000 dólares al año (61.000 euros).

El sueldo del delegado de la Generalitat en EEUU asciende a 131.214 dólares al año (114.361 euros al cambio actual)

La información disponible sobre la oficina se remonta a mayo de 2014, fecha con la que figura la declaración de registro de la oficina. En marzo de 2015 consta su registro como "corporación", con el nombre Catalonia Delegation USA Inc., con un capital formado por 100 acciones, con un valor de 10 dólares cada una y todas ellas en manos de la Generalitat de Cataluña.

"Se trata de una corporación de Derecho Público, tal como establece la normativa de Nueva York. Todas las oficinas se adaptan a la normativa del lugar donde se ubican", han explicado a Europa Press fuentes de la Consejería de Asuntos Institucionales y Exteriores de la Generalitat.

Mas, Puigdemont y Junqueras

A finales de 2013 la Generalitat decidió trasladar a Washington a su delegado en Estados Unidos, Andrew Davis, pero mantuvo la oficina en Nueva York. De hecho, en la documentación la sede de Washington figura como sucursal de la de Nueva York. El objetivo de la oficina es "facilitar las relaciones, dentro del ámbito y los poderes del Gobierno de Cataluña, con Estados Unidos, Canadá y México".

En el recuento de las reuniones se incluyen algunas protagonizadas por altos cargos de la Generalitat -como las que tuvo el entonces presidente Artur Mas en su visita a Carolina del Norte en 2014- pero en su mayoría se trata de encuentros del personal de la oficina con alcaldes, congresistas o asistentes de éstos.

El semestre más fructífero en reuniones fue el segundo de 2015, con un total de 52.

De hecho, las recientes reuniones que mantuvieron el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, con congresistas en Washington, y las de Oriol Junqueras en Nueva York y Miami figuran en el listado como reuniones del delegado Andrew Davis, que es quien, por ley, está obligado a comunicar sus encuentro. En este último periodo figura el cese de la anterior número dos, Mireia Rozas-Simon.

Para preparar aquella visita de Artur Mas a Carolina del Norte en 2014 la oficina contó con los servicios de un lobbista, Chris George Emmanuel, que cobró una tarifa de 5.504 dólares. El semestre más fructífero en reuniones fue el segundo de 2015, con un total de 52. En el resto de semestres que figuran en el registro los encuentros oscilan entre 17 y 38.

Ingresos vs gastos

Además de las reuniones celebradas, la ley FARA obliga a quienes actúen por cuenta de un Gobierno extranjero a comunicar sus ingresos y la procedencia de estos, así como los gastos relacionados con la actividad para el Gobierno extranjero al que representen. Todos los ingresos de la oficina, comunicados semestralmente, proceden del Gobierno de la Generalitat.

Estos pagos de la Generalitat, destinados a "gastos de oficina y salarios de la delegación" no son idénticos todos los meses y son, en cinco de los siete semestres publicados, superiores a los gastos.

Los pagos de la Generalitat destinados a "gastos de oficina y salarios de la delegación" son, en cinco de los siete semestres publicados, superiores a los gastos

Preguntada por este asunto, la oficina remitió cualquier consulta a la Consejería de Exteriores de la Generalitat. Alli, las fuentes consultadas han explicado que los importes sobrantes se quedan como remanentes por la vía de "restarlos del presupuesto del año siguiente".

Desde mayo de 2014 hasta la fecha los ingresos superan considerablemente los gastos relacionados con la actividad comunicados: 2,032 millones de dólares enviados por la Generalitat frente a 1,28 millones de gastos detallados.