La defensa de Jordi Sánchez, Josep Rull y Jordi Turull se plantea interponer una denuncia ante el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) por la filtración del delito por el que el Tribunal Supremo condenará a los líderes del próces.

Según ha adelantado El Mundo, y ha podido confirmar Vozpópuli, los siete magistrados que enjuician a los políticos responsables de organizar el referéndum ilegal del 1 de octubre de 2017 serán condenados por sedición, tal y como pedía la Abogacía del Estado, y no por rebelión, que es la postura de la Fiscalía.

"En el caso de confirmarse su veracidad, más allá de una falta de respeto a los acusados y sus familias, una flagrante vulneración del secreto de las deliberaciones regulado en el artículo 233 de la Ley Orgánica del Poder Judicial", afirma su abogado. De confirmarse en sentencia las filtraciones comentadas la defensa se reserva el derecho a interponer una denuncia ante el CGPJ.

Sorpresa de Marchena

El presidente de la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo y responsable de la redacción de la sentencia, Manuel Marchena, ha expresado este sábado su malestar por la filtración de algunos detalles de la sentencia a los líderes independentistas y ha advertido que "una sentencia no está terminada hasta que la firma el último magistrado". 

En una conversación informal con periodistas durante la recepción del Palacio Real con motivo de la Fiesta Nacional, Marchena ha hecho esta observación tras conocerse que nueve de los encausados serán condenados por sedición y no por rebelión en la sentencia que, según ha confirmado, se hará pública el lunes o el martes, informa Efe

Marchena ha lamentado las filtraciones, aunque ha admitido que no se pueden evitar con una sentencia que tiene que pasar por doce personas. En cualquier caso ha advertido de que no se puede confirmar ningún detalle de la sentencia y ha recalcado que "todo está abierto" porque "una sentencia no esta terminada hasta que la firma el ultimo magistrado.