Cataluña Torra declara que Cataluña solo será una verdadera democracia con la independencia

El presidente catalán, que ha denunciado lo que califica como "la violencia amparada por el rey de España", anuncia que no renunciará al derecho de autodeterminación de Cataluña y a la defensa de "los presos políticos"

Quim Torra ante el TJSC.
Quim Torra ante el TJSC. EFE

El presidente catalán, Quim Torra, ha asegurado en su turno de última palabra del juicio sobre los lazos amarillos que la actuación de la Justicia española es uno de los motivos por los que "los catalanes reclaman su derecho a la autodeterminación", ya que, a su juicio, la independencia es "la única posibilidad de que Cataluña sea una auténtica democracia en la que se respete la voluntad popular".

En concreto, Torra ha recordado que desde 1931 nueve presidentes de la Generalitat han tenido algún problema con la justicia, y ha destacado a tres. El primero de ellos, Lluís Companys, que fue objeto "de un crimen de estado [...] con la colaboración de la Gestapo y la policía franquista española".

Y después ha mencionado a Artur Mas, "juzgado y condenado por el Tribunal de Cuentas con la voluntad de arruinar a su familia"; y Carles Puigdemont, "por defender el derecho a la autodeterminación". Sin embargo, Torra ha considerado su caso "especial", porque es la primera vez que la Justicia sienta en el banquillo a un presidente "en ejercicio".

El procesado también ha denunciado que en el 1-O hubo "violencia amparada por el rey de España", por lo que asegura que no renunciará al derecho de autodeterminación de Cataluña y a la defensa de "los presos políticos".

“Me podéis condenar, pero no cambiaréis la legitimidad de quienes me eligieron, ni el compromiso que tengo con el pueblo de Cataluña, ni la voluntad del pueblo de Cataluña, ni cambiaréis el destino de este país", ha afirmado.

"Vuestra condena será vuestra condena. Solo el Parlament elige a los presidentes de Cataluña y los censura. Seré el presidente de Cataluña hasta que el Parlament no me retire la confianza. Viva Cataluña libre", ha resaltado Torra, que ha finalizado su intervención proclamando: "Viva Cataluña libre".

Justo después, el presidente del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, Jesús María Barrientos, ha dado por finalizado el juicio, que ha quedado visto para sentencia.

No hubo desobediencia

Unos minutos antes, el abogado de Torra Gonzalo Boye ha destacado durante la lectura de su escrito de defensa, que se ha alargado más de una hora, que su cliente no ha cometido un delito de desobediencia porque, según su opinión, la Junta Electoral Central no es una institución superior jerárquica del presidente de la Generalitat.

De esta forma, este letrado ha pedido la libre absolución de su cliente, al considerar que no se puede hablar, según su opinión, de que Torra haya cometido una infracción penal pese a haber rechazado la orden de quitar los símbolos independentistas.

En su discurso, el letrado ha lamentado también el sentido de los requerimientos de la Junta Electoral Central, a la que según Boye "solo le faltó insultar a Torra". En la misma línea, ha respondido al fiscal Francisco Bañeres, (que en su alocución ha rechazado que el simbolismo de los lazos amarillos lo apoyen todos los catalanes), que tampoco hay consenso con la figura del Rey: "Cuya foto preside esta sala", ha destacado el letrado del presidente catalán.

"Ilustre President"

El letrado ha reiterado al tribunal su petición de que aluda a su cliente como "Molt Ilustre President" (sic). [En realidad el título es Molt Honorable President]; al mismo tiempo que ha acusado de que la Junta Electoral Central ha llevado a cabo "una política colonial", en el sentido de que ha venido colonizando competencias que según este letrado no tiene atribuidas.

Por la mañana, Torra ya reconoció que no hizo caso a las órdenes de la Junta Electoral Central: "Sí, desobedecí". Así de categórico contestó el presidente cuando su abogado Gonzalo Boye le preguntó sobre si había cumplido el requerimiento de la Junta Electoral Central (JEC) para que retirara los lazos amarillos de los edificios públicos.

El presidente de la Generalitat de Cataluña explicó que "no" quitó los símbolos al considerar que era "imposible obedecer una orden ilegal" dictada por un organismo que él consideraba que no era competente.

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba