Operación antiterrorista Rachid El Omari: el yihadista que adoctrinaba a su primo para ser terrorista

Agentes de la Comisaría General de Información arrestan en Madrid a un marroquí, ya integrado en DAESH, que aleccionaba a sus dos compañeros de piso para cometer atentados en España.

Rachid El Omari, ciudadano marroquí de 32 años, vivía en el barrio de Embajadores, en pleno distrito centro de Madrid. Compartía piso de alquiler con su primo Mustapha El Omari y con Mohammed Chaou, ambos también marroquíes. Y según la Policía, Rachid El Omari forma parte activa del grupo terrorista DAESH, que combate en Siria y en Irak.

En concreto, los islamistas arrestados vivían en el 5º C  del número 14 de la calle del Divino Vallés, justo en la confluencia con el 149 de la calle Embajadores, que da nombre al barrio madrileño. Sin embargo, en el edificio, cuyas viviendas son de un único propietario, casi ningún inquilino, la mayoría de origen latinoamericano, conocía a los arrestados. 

Según la Policía, Rachid era el más radicalizado de los tres, y presentaba un perfil "extremadamente peligroso, muy similar al de los terroristas implicados en los recientes atentados en Reino Unido o Francia".

De hecho los agentes de la Comisaría General de Información, que es el departamento policial que se encarga de la lucha antiterrorista, detectaron que Rachid El Omari, residente en España "desde hace varios años" disponía en su vivienda y en sus dispositivos electrónicos de abundante documentación vinculada al terrorismo islamista.

Manuales yihadistas

El detenido había realizado un completo trabajo de estudio y búsqueda de material formativo oficial de DAESH, organización terrorista en la que estaba integrado. En concreto, había recogido un gran número de manuales yihadistas, entre los que destacan el 'Manual para el terrorista suicida' y un compendio de informaciones y textos que versaban sobre la yihad electrónica.

Estos breviarios se utilizan para la preparación ideológica de los radicales, pero también para convencer a los potenciales terroristas para que lleven a cabo acciones suicidas. Además, los agentes del Cuerpo Nacional de Policía (CNP) analizan otra documentación vinculada con el terrorismo que fue interceptada en los registros.

Durante la investigación, la Policía tuvo conocimiento de que Rachid El Omari había mantenido relaciones directas por internet con miembros de DAESH ubicados de Siria e Irak. Este tipo de contactos de los lugartenientes desplazados a las zonas de conflictos son de vital importancia, ya que permiten que los denominados "lobos solitarios" u otros terroristas focalicen sus objetivos en Europa.

Acción violenta

El material del grupo terrorista DAESH que se ha incautado le servía para preparar a los candidatos elegidos tanto en los diferentes aspectos religiosos radicales como en formación teórica y práctica en técnicas operativas terroristas.

Además, en el desarrollo de la investigación y a través de las vigilancias efectuadas, los agentes de la Comisaría General de Información pudieron detectar que Rachid El Omari protagonizaba comportamientos y actitudes que hicieron extremar las precauciones, con la intención de evitar cualquier actividad violenta.

Los policías consideran que Rachid El Omari trataba de adoctrinar a su primo Mustapha, pero también a su compañero de piso, Mohammed Chaou, ciudadano marroquí originario de la localidad de Tetuán, al Norte de Marruecos, que en 2012 fue sancionado por una infracción grave de la ley de extranjería.

Según la información recabada del entorno del arrestado, Mohammed Chaou está en la actualidad en situación regular en España y trabaja de camarero en un local del barrio de Lavapiés. Además, siempre según las mismas fuentes consultadas por Vozpópuli, Chaou también podría mantener en Madrid una relación con una mujer de nacionalidad italiana, por lo que estaría plenamente integrado en España.

Los teníamos en la puerta", ha lamentado una vecina del barrio madrileño de Embajadores

Vozpópuli se desplazó al edificio en el que vivían los arrestados para conocer las opiniones de los vecinos. Y en todos los casos aseguraron desconocer que en el mismo residieran unos ciudadanos marroquíes que se vestían con chilabas, la vestimenta tradicional marroquí, tal y como se puede comprobar en el vídeo de las detenciones difundido por la Policía.

Ante el juez Moreno

Asimismo, una de las vecinas congregadas frente a la vivienda mostró su miedo por convivir con presuntos islamistas violentos: "Los teníamos en la puerta", ha lamentado esta vecina, que ha preferido no dar su nombre.

Los tres presuntos yihadistas pasarán a disposición judicial el próximo viernes, jornada en la que serán llevados ante el titular del Juzgado Central número 2 de la Audiencia Nacional, Ismael Moreno. Este mismo miércoles Mohammed Chaou se ha negado a declarar ante los agentes, mientras que sí lo ha hecho Mustapha El Omari, primo del integrante de DAESH. 

Este jueves será el turno de declarar ante la Policía del presunto cabecilla de la célula yihadista, Rachid El Omari, que estuvo presente junto a los otros dos arrestados en el registro de la vivienda que tenían alquilada en la calle del Divino Vallés, en el barrio de Embajadores.



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba