PP y Podemos se disputan los restos en un puñados de provincias

Gran coalición o gobierno del cambio: las 18 plazas en las que se juega el 26J

Una batalla cuerpo a cuerpo, pueblo a pueblo. Hay 18 provincias en las que se encuentra la clave del resultado electoral del domingo. PP y Podemos se las disputan hasta el último voto.

El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy.
El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy. EFE

Pueblo a pueblo, barrio a barrio, casa a casa. Como en el reportaje de Chaves Nogales sobre la resistencia de Madrid. Una batalla feroz, cuerpo a cuerpo, para arañar los restos que atribuye la Ley D'Hont en un puñado de provincias y que puede decidir el resultado final de las urnas este domingo.

El pulso se libra, fundamentalmente, entre el Partido Popular y Unidos Podemos. En los cuarteles generales de ambas formaciones están subrayadas con tinta roja estos escenarios de la contienda. Un desliz, un despiste, un voto, y el escaño tan deseado puede cambiar de bando. De ellos, dependerá que el dibujo del 26J se mueva por las líneas de la gran coalición, si hay batacazo del PSOE, o, por el contrario, un gobierno del cambio, auspiciado entre Sánchez e Iglesias.

La coalición suscrita entre el partido de Pablo Iglesias e Izquierda Unida ha alterado en forma drástica el terreno de juego. Algunas ciudades antes irrelevantes, se han transformado en un objetivo de primera, en una visita imprescindible del cabeza de lista para impulsar sus colores, para evitar una fuga o para sumar un diputado a su cosecha.

¿Qué hace Rajoy en Teruel?

Es el caso de Teruel, última escala de Rajoy en su eterna y agotadora gira por media España. En la provincia aragonesa, que 'también existe' aunque pocos lo recuerden, hay tres escaños en disputa. Dos para el PP y uno para el PSOE en la cita del pasado diciembre. El reparto tradicional. Con una variante. Ciudadanos logró entonces más de diez mil votos, casi una tercera parte que los populares. "Votos que fueron a la basura", vino a explicar, con otras palabras, Luisa Fernanda Rudi este viernes en su intervención. Si el PP consigue recuperar papeletas que se dieron a la 'fuga' hacia la formación naranja, retendrá uno de sus dos escaños en disputa. Este mecanismo se puede reproducir en otros muchos puntos de España.

Es la suma de los restos. El baile de las sobras. El voto útil. Los analistas afirman que las últimas generales se decidieron por cinco mil votos en 15 provincias. El acuerdo alcanzado de la extrema izquierda, de Podemos con IU, ha modificado levemente el panorama y ampliado a 18 las circunscripciones que entregarán el último escaño en disputa por un margen aún menor de papeletas. Otros estudios reducen a diez las provincias clave en disputa y algunas lo aumentan a 25.

Podemos, que parte de una base inferior, tiene más botín a ganar. El PP pretende defender lo obtenido y, si se pude, arañar algo a sus rivales

Esos 18 objetivos en los que coincide buena parte de los analistas están repartidos por toda la geografía nacional. Y en el pulso entran, además de PP y Podemos, los máximos litigantes, otros partidos como, muy en especial Ciudadanos y, en menor medida, el PSOE. Albacete, Almería, Álava, Ávila, Badajoz, Cáceres, Ciudad Real, Granada, Guadalajara, Jaén, Lérida, Madrid, Málaga, Murcia, Las Palmas, Sevilla, Valencia y Vizcaya son los puntos donde puede bailar el último escaño en liza. Otros estudios incluyen Baleares, Gerona, Tenerife y Toledo, aunque ya con un margen mayor de votos para que se produzca el cambio de color.

Los diseñadores de las respectivas campañas han incluido estos puntos en las giras del correspondiente cabeza de cartel o, en su defecto, han incluido a alguno de sus lugartenientes con 'tirón' popular. Podemos, que parte de una base inferior, tiene más botín a ganar. El PP pretende defender lo obtenido y, si se pude, arañar algo a sus rivales. El PSOE aparece como el partido con más riesgos de fugas. Se trata, en cualquier caso, de los últimos escaños que se dirimirán por un número muy reducido de papeletas y que, uno a uno, pueden suponer una derrota psicológica o incluso una ajustada victoria.

Los sondeos apuntan, ya desde hace tiempo, una caída en la intención de voto socialista con un crecimiento constante de Podemos y su aliado comunista. Nadie discute el triunfo del Partido Popular, que ya rebasa el 30 por ciento de los sufragios. El problema es el reparto de escaños, tan desigual. La pugna está muy igualada. Y las fuentes de información, en esta semana en la que no se permite divulgar encuestas, difieren en forma notable según se conocen los famosos trackings que llevan a cabo los partidos o entidades empresariales, que también cuentan con sus particulares estudios demoscópicos.

El 'efecto' del escándalo de las grabaciones del ministerio del Interior apenas se ha traducido de momento en una variación notable en estos estudios

El 'efecto' del escándalo de las grabaciones del ministerio del Interior, publicadas por el diario Público, que recogen una serie de conversaciones muy heterodoxas entre el titular del departamento y el director de la Oficina Antifraude de Cataluña, apenas se ha traducido de momento en una variación notable en estos estudios. Alguna encuesta refleja un frenazo e incluso un cierto retroceso en el suave avance que ha venido experimentado el partido en el gobierno durante la campaña. Otros, sin embargo, describen una situación más optimista para el equipo de Rajoy y unos datos muy preocupantes para Pedro Sánchez.

Alteraciones leves en el tramo final

Se trata de alteraciones leves, de movimientos nimios que no parecen tan importantes como para alterar el resultado de la contienda. La prioridad absoluta es sumar en estos 18 puntos clave, en estas provincias que se han convertido en la diana de las cuatro grandes formaciones y, en especial, en ese pulso intenso que mantienen, fundamentalmente, el PP y Podemos. Las huestes de Iglesias muestran una fortaleza que sorprende en Génova. De ahí que en las últimas horas, los estrategas de Rajoy han afinado sus ataques contra la formación morada, con referencias incluso al brexit, un factor que se ha colado de rondón en el último minuto de la campaña y cuya influencia definitiva en el resultado final se antoja, ahora mismo, un enorme misterio. En el PP piensan que les favorece, ya que en momentos de tan desmesurada convulsión, los electores se inclinan por refugiarse en los valores seguros, es decir, en los partidos más experimentados, en los líderes más previsibles.

Otra variante señala que precisamente el brexit ha evidenciado que no hay tabúes, que nada es imposible, que lo que parecía tan intocable como la permanencia del Reino Unido en la estructura europea, ha volado por las aires de la noche a la mañana, en un movimiento sorprendente, inesperado y de consecuencias, por el momento, catastróficas. Si Gran Bretaña se ha ido de Europa, por el voto de los cabreados con la insensibilidad de los funcionarios de la UE, es posible incluso que Podemos protagonice la gran campanada, aupado por la legión de los descontentos. Todo está en el aire. Hay 18 puntos en el mapa que serán objeto de particular atención en la noche del 26-J.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba