Entrevista

Xavier Flores: “Con la L10, la percepción centro de Barcelona versus el resto de la ciudad se diluirá”

Xavier Flores, Director General de Infraestructuras de Mobilitat de la Generalitat
Xavier Flores, Director General de Infraestructuras de Mobilitat de la Generalitat Xavier Costa

Siguen con intensidad los trabajos para que, el primer trimestre del año próximo, se ponga en funcionamiento la estación de Zona Franca de la línea L10 Sur. Será la octava estación de la línea que entrará en servicio después de la reciente apertura de la nueva estación Ciutat de la Justícia, en l'Hospitalet de Llobregat. La nueva estación, con una inversión total de 40 millones de euros, ampliará la cobertura en transporte público de un importante hub de actividad económica como la Zona Franca. De esto y del impacto que tendrá en la ciudad la Línea 10 una vez finalizada hablamos con Xavier Flores, Director General de Infraestructuras de Movilidad de la Generalitat de Catalunya.

En dos ideas ¿qué función tendrá la línea de metro de la Zona Franca?

Será muy importante para la economía productiva de la ciudad. Y también hará posible un ahorro de 265 toneladas en emisiones de CO2. En este sentido, el transporte público, que es un factor clave de política social, es a la vez una infraestructura crucial para la política ambiental, porque nos ayuda a afrontar la emergencia climática y a mejorar la calidad del aire.

En cuanto a innovación ¿qué significará la futura línea L10?

Para eso, tendríamos que hablar antes de la Línea 9, su precedente. Hubo dos grandes decisiones sobre la Línea 9:  la primera, apostar por una línea automática de 50km driverless, es decir, sin conductor, una decisión que ahora todos toman pero que se tomó antes del año 2000, cuando nadie preveía una línea así. Los que la tomaron, me refiero a Pere Macías y a su equipo, fueron unos adelantados a su tiempo porque ahora nadie se plantea una línea así que no sea automática. Y la segunda decisión fue el doble piso, que permite contar con dos vías superpuestas. Pensemos que las líneas originales de metro se construyeron en Eixample y zonas más llanas, pero esta línea se ubica en un plano con un desnivel del 4%, lo que dificulta su implementación. La solución que se encontró fue construir un gran túnel de 12 metros con una losa que separe los dos sentidos de circulación y dos ramales para los trenes, uno sobre el otro. Para los accesos al túnel construir un gran pozo vertical cilíndrico que ocupa menos espacios en una ciudad de gran densidad. Cuando llegamos El Prat, por ejemplo, que tiene un nivel orográfico más plano, este problema no existe.

La L10 también hará posible un ahorro de 265 toneladas en emisiones de CO2

¿Qué impacto tendrá la L10 en la movilidad?

El encargo era una gran línea para dar movilidad al norte de la ciudad, para entendernos, crear una “Ronda de Dalt” en metro y también dar cobertura de transporte a una serie de barrios hasta hoy sin metro como Santa Coloma, Badalona o Gorg.

Una vez esté construido el tramo central, la gran capacidad de la L10 de generar red hará posible un nuevo espacio económico y de actividad interterritorial entre la ciudad y el Aeropuerto, la Zona Franca, Bon Pastor, Singuerlin-Santa Coloma, Sant Roc, etc.  Como usuario, usando la línea L10 podré intercambiar viajes entre el Metro, los Ferrocarrils de la Generalitat, las Rodalies y La Sagrera. Cuando esté finalizada, la L10 será la gran interconectora del transporte público de la ciudad, la gran creadora de red multimodal, podrás intercambiar con cualquiera de las otras lineas de transporte en metro, ferrocarril y autobús.

Xavier Flores, Director General de Infraestructuras de Mobilitat de la Generalitat
Xavier Flores, Director General de Infraestructuras de Mobilitat de la Generalitat Xavier Costa

Háblenos de las oportunidades económicas que se generarán con la L10

La opción de acceder por metro a la Fira, Fira Pedrosa y La Marina permitirá definir un nuevo gran sector logístico, reforzando lo que tenemos y creando nuevas áreas de valor en este ámbito. El metro llegará hasta la Zona Franca, lo cual permitirá cubrir una gran demanda de transporte público de los trabajadores en un sector de intensa actividad económica. En cuanto al aeropuerto, tener las dos terminales T1 y T2 interconectadas por el metro será también, sin duda, una gran ventaja y no sólo para los usuarios de nuestra propia ciudad. Para un visitante, un mapa de metro es mucho más fácil de interpretar que cualquier otro mapa y, por ello, muestra una mayor tendencia a tomar un metro que un autobús.

¿Promoverá la L10 nuevos sectores productivos?

Si, pensemos que la Línea 10 permitirá acceso en metro a áreas donde están desarrollándose algunos de los sectores productivos emergentes, aquellos relacionados con la industria 4.0, la logística o la movilidad, como La Marina, Fira Pedrosa, estación Foc, o las nuevas oficinas de la Generalitat que se desplazan allí.

También cabe tener en cuenta que un buen transporte público es un factor clave para la distribución de oportunidades y, en ese sentido, siempre es una infraestructura de apoyo para Pimes, emprendedores y nuevas iniciativas empresariales. Soy un gran defensor que el transporte público es un gran elemento de cohesión social, ayuda de una forma brutal para que la gente pueda estudiar, desplazarse, moverse y

La gran capacidad de la L10 de generar red hará posible un nuevo espacio económico y de actividad interterritorial

Se dice que en el 2020 se habrá desaceleración económica. ¿Afectará al desarrollo de la Linea 10?

La agenda definitiva de la L10 y sus calendarios todavía no se han concretado y, en función de las circunstancias, económicas, se podría adaptar para paliar los efectos de una posible desaceleración y en vez de ser víctimas de ella, en el caso de que ocurra intentaremos adaptarnos y aprovecharla para agilizar el proyecto.  Por otro lado, el Banco Europeo de inversiones tiene la L10 como un proyecto prioritario, al que considera maduro. Cabe también reseñar que actualmente existe liquidez, tanto en el mercado como en el Banco Europeo de inversiones quien, a su vez, apoya los proyectos que, como la Línea 10, tienen un impacto medioambiental positivo.

¿Dispondrá la L10 de un sistema avanzado de sensorización?

Forma parte del proyecto. Pero tengamos en cuenta que sensorizar no genera valor si no existe una una plataforma o superestructura digital por encima de la adquisición de datos. Nuestro reto es desarrollar esta superestructura digital.

El Banco Europeo de inversiones tiene la L10 como un proyecto prioritario

¿Qué beneficios tendrá para el usuario final esta superestructura digital?

Hay que tener en cuenta que la mayoría de las plataformas de adquisición de datos se podrían definir como innovaciones extractivas; permiten un beneficio personal, pero en ocasiones se produce un perjuicio colectivo y esa “mano invisible” que aporta los datos al operador de la plataforma se convierte en una “mano ciega” si no dispone de una App que le permita interpretar por su cuenta los datos que aporta y los que aportan los demás. Hay que tener en cuenta siempre el servicio y el valor que se aporta al usuario final.

Por otro lado, la regulación debería asegurar una distribución justa de los derechos a la información y a la privacidad. Esto es de gran importancia en una sociedad uno de cuyos retos clave es, como todos sabemos, la equidad.



Volver arriba