“Limitar el esfuerzo terapéutico” a los pacientes mayores de 80 años con coronovirus. Estas son las indicaciones incluidas en un documento del Sistema d’Emergència Mèdiques (SEM) y de la Conselleria de Salut para cuando se crea que un paciente padezca la Covid-19 y escaseen las camas en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI). En el texto —difundido por Betevé y que han recibido algunos hospitales— se explica que se ha priorizar la atención a aquellos que más se puedan beneficiar en términos de “años de vida salvados” y “máxima posibilidad de supervivivencia”, lo que implica evitar “los ingresos de pacientes con escaso beneficio”.

En esta línea, el documento aconseja “considerar el tratamiento de confort” —esto es, suministrar morfina o midzolam— en el caso de que el paciente tenga más de 80 años y no responda adecuadamente al tratamiento con oxígeno durante 15 minutos. Asimismo, el texto insta a los médicos a efectuar una “valoración individual final de aquellos pacientes con más probabilidades de recuperación”.

El documento elaborado por Salut (I)

En lo que se refiere a la decisión de trasladar o no al hospital a los pacientes de edad avanzada, Salut señala que “cuando se observe la futilidad de medidas terapéuticas, se puede dejar al paciente en el domicilio siempre que se pueda asegurar con la red de Atención Primaria un seguimiento de cuidados paliativos”.

Evitar expresiones como “no hay camas”

De otra parte, se otorgan una serie de recomendaciones en el uso del lenguaje: los médicos debe evitar expresiones como “no hay camas para todos”, plantear las limitaciones como un “bien para el paciente” o “no imponer los criterios con autoridad enérgica”.

Tras salir a la luz el documento, la consejera de Salut, Alba Vergés, ha negado que se hayan dado instrucciones para no atender a pacientes graves de edad avanzada: “Los criterios clínicos prevalecen por encima de todo” y “se aplicará la intensidad terapéutica que merezca cada persona”. Por su parte, el jefe de Epidemiología del Hospital Clínic, Antoni Trilla, ha quitado hierro al documento del SEM aduciendo que el asunto “no es una decisión tan fácil”. “No hay una barrera, sino que se ha de valorar cada caso”, ha agregado.

El documento elaborado por Salut (II)