La Associació de Foment de la Caixa de la Solidaritat ha anunciado este martes que no ayudará al ex consejero Santi Vila a hacer frente a la fianza que deberá abonar por el llamado caso Sijena. Vila, como el ex consejero Lluís Puig, hoy fugado de la Justicia española por su participación en el referéndum ilegal del 1-O, se negaron a cumplir la orden judicial de trasladar a Sijena las obras propiedad de este municipio que se encontraban en Cataluña. A pesar de ello, las obras fueron finalmente entregadas forzosamente a Sijena con la intervención de la Guardia Civil

Núria de Gispert.

La asociación presidida por Nuria de Gispert (JxCat) y Ernest Benach (ERC), ex presidentes del Parlament, ha anunciado en su cuenta de Twitter que el ex consejero Vila, auténtico apestado para el independentismo tras su negativa a participar en el 1-O, no podrá contar con los fondos de la caja. "Podemos confirmar", han dicho en su cuenta de Twitter, "que no se abonará la reclamación de Santi Vila a cuenta de la caja".

La entidad, por otro lado, ha recaudado ya la friolera de 13,6 millones de euros para pagar las multas y fianzas de 246 independentistas. La más elevada abonada con estos fondos, procedentes de donaciones anónimas, ha sido la del ex presidente Artur Mas y el resto de implicados en el también referéndum ilegal del 9 de noviembre de 2014. En este caso, la Caixa de la Solidaritat afrontó un pago de cerca de 5 millones de euros. Pero también han abonado otras multas de "pocos euros", según ha indicado la entidad en su cuenta de Twitter.

Imagen de archivo de Carles Puigdemont y Artur Mas.

En estos momentos, la Caixa de la Solidaritat está recaudando fondos para poder hacer frente a los 4,1 millones de euros que la Justicia exige al también fugado y eurodiputado Carles Puigdemont y a los consejeros implicados en el referéndum ilegal del 1-O. El plazo impuesto por el Tribunal de Cuentas vence el próximo día 17 y todo indica que, hasta el momento, el dinero recaudado no será suficiente para afrontar tan elevada cantidad.