La juez de vigilancia penitenciaria ha autorizado un permiso de 72 horas al líder de Òmnium Cultural Jordi Cuixart, al que se opuso la Fiscalía, al concluir que ha tenido una "buena conducta" en prisión y que su frase "lo volvería a hacer" se limita a la "mera expresión de un pensamiento ideológico/político".

Así lo ha acordado la titular del juzgado de vigilancia penitenciaria número 5 de Cataluña en un auto, que es de aplicación "inmediatamente ejecutiva" aunque se puede recurrir, en el que rechaza los argumentos de la Fiscalía para oponerse a este permiso de tres días a Cuixart, dado que su colaboración en las actividades de la cárcel es "total" y "encomiable".

El aval de la juez de vigilancia penitenciaria a este permiso de 72 horas a Cuixart llega después de que el pasado día 6 la Junta de Tratamiento de la cárcel barcelonesa de Lledoners, en la que cumple una condena de nueve años por sedición, acordó permitirle salir de prisión de lunes a viernes -nueve horas y media al día-, para ir a trabajar, en aplicación del artículo 100.2 del reglamento penitenciario.

La Fiscalía se opuso al permiso 

En un escrito, la Fiscalía de Barcelona rechazó que se concediera este permiso al líder de Òmnium por "prematuro", debido al escaso tiempo de cumplimiento en relación a la pena de 9 años por sedición que le impuso el Tribunal Supremo. "Injustificado", por la falta de asunción de los hechos delictivos y la ausencia de arrepentimiento, e "improcedente", ya que no ha seguido ningún programa de tratamiento que permita entender que ya ha sido "reeducado".