Todo el mundo se apresuro a culpar al coronavirus y a la mala suerte de la anulación del Mobile World Congress (MWC). Una semana más tarde, en plena resaca, el duelo no empezará hasta que todos nos veamos sin la facturación o ingresos previstos. Algunas decisiones políticas apuntan a que la mala fortuna no fue el factor determinante de la suspensión del certamen.

El Consejo de ministros aprobó las tasas Google y Tobin pero aplazo su cobro. Fuentes off the record apuntan a dos factores: Francia ha tomado una decisión parecida y el Gobierno no quiere enfurecer a Donald Trump.

El presidente de los Estados Unidos vino crispado con Europa y España está, lamentablemente, en el centro de su ira. Cuentan que en un su primer encuentro con el Rey, en el despacho Oval, éste tuvo que hacer esfuerzos ímprobos para explicarle qué estaba sucediendo en Cataluña y a que se debía a la no intervención del Estado.

El Consejo de Ministros aprobó las tasas Google y Tobin pero aplazo su cobro. Fuentes 'off the record' apuntan a dos factores: Francia ha tomado una decisión parecida y el Gobierno no quiere enfurecer a Donald Trump.

Luego los EEUU cargaron tasas aduaneras sobre nuestro aceite y otros productos que, en todo caso, deberían recaer sobre los chinos y no en nuestros olivares.

Con el campo revolucionado Sánchez manda al Rey a DC a ver si este consigue ablandar a Trump, y por tanto toca complacer a Iglesias aprobando nuevos impuestos. Para a continuación hacerse un Puigdemont y aplazar su entrada en vigor.

Quizás nuestra clase dirigente ha comprendido, aunque no vaya a reconocerlo, que las decisiones políticas son mensajes muy positivos o muy negativos para otros países, e igual que los españoles nos tomamos como algo casi personal que el presidente americano imponga un arancel a nuestro aceite de oliva. Quizás también Trump considere una doble afrenta una tasa para Google, Amazon, etc., y otra para sus fondos de inversión yempresas financieras.

Nadie lo va a reconocer, pero quizás los gobiernos europeos estén empezando a entender que para noviembre Trump tiene todo a favor para seguir otros four more years en la Casa Blanca. Y no parece que ni en Europa ni en Oriente Medio vaya a ceder ni un ápice en sus posiciones, y que las concesiones quedan para el lejano oriente donde está el único adversario al que el presidente de EEUU ve casi, solo casi, como un igual: China.

Nadie lo va a reconocer, pero quizás los gobiernos europeos estén empezando a entender que para noviembre Trump tiene todo a favor para seguir otros four more years en la Casa Blanca

La ministra de Exteriores y el Rey en el próximo viaje de SM a Washington pasarán un mal rato explicando lo de Ábalos con Delcy y en la conversación también saldrá Pablo Iglesias, los paseos de Zapatero por Caracas y nuestras inversiones hoteleras en Cuba.

España no es un socio fiable para Washington y eso es más determinante para el futuro del Mobile y de nuestra economía que los virus.

El Gobierno lo sabe y por eso aprueba impuestos que luego no ejecuta pero el daño ya esta hecho. El MWC no se celebra, el próximo año vete a saber y nuestro gobierno lejos de rectificar perseverará en el error.