El fabricante de automóviles Volkswagen ha anunciado este lunes que interrumpirá la producción de modelos SUV en su planta de Eslovaquia entre el 29 de abril y el 7 de mayo por falta de componentes semiconductores.

"Tenemos que contar con que en los próximos meses la situación en el suministro de circuitos integrados ("chips") continuará tensa", ha señalado la portavoz de la empresa Lucia Kovarovic al informar sobre la suspensión en la planta eslovaca.

"En las semanas pasadas está tensión aumentó debido a los temporales de nieve en Texas (EE.UU.), que ocasionaron cortes o reducciones en la producción de chips de los grandes fabricantes de la zona", recordó.

Los vehículos deportivos utilitarios (SUV) afectados, que se fabrican en la planta VW de Bratislava (Devínska Nová Ves) son el VW Touareg, el Audio Q7 y Q8, el Porsche Cayenne y Cayenne Coupé, y el Skoda Karoq.

Kovarovic precisó que la producción de utilitarios pequeños de ciudad, como son el Volkswagen up!, Volkswagen e-up!, Seat Mii electric y Skoda CITIGOe iV, proseguirá sin interrupciones.

Desde el inicio de actividades de Volkswagen en Eslovaquia en 1991, la empresa lleva fabricados unos 6 millones de vehículos y emplea en la actualidad 11.500 personas. Además de vehículos, VW también fabrica cajas de cambios, componentes para embragues y chasis.