La crisis de los semiconductores va a pasar factura a las plantas de Ford en Europa, y en concreto en la de Almussafes (Valencia) se va a traducir en un paro de 20 días en los próximos tres meses, que supondrá un nuevo ERTE y suspender la actividad del turno de noche.

La dirección de la planta de Almussafes (Valencia) ha informado este miércoles al comité de empresa de que la falta de estos componentes se está agravando para la industria mundial, y ya ha afectado a las plantas de Ford en Norteamérica, según han informado a EFE fuentes del comité.

En el caso de Valencia, ha planteado un ERTE para toda la plantilla -que supera los 7.000 trabajadores- que supondrá paralizar la actividad de las plantas de vehículos y motores durante 20 días desde la próxima semana hasta el 31 de julio.

También la actividad del turno de noche, donde trabajan cerca de mil empleados, que parará al menos los meses de mayo y junio. La dirección de la factoría trasladará este jueves el calendario de los días de paralización de la producción, después de la reunión convocada para continuar negociando el ERE para 630 empleados.

Negociación de los despidos

En la reunión de la mesa negociadora del expediente de despidos, la dirección llevará la propuesta definitiva de las condiciones de afectación del ERE, según las fuentes.

UGT ha lamentado que, después de un 2020 con varios ERTE encadenados cada trimestre como consecuencia de la caída de la demanda por la crisis de la covid, ahora la planta se vuelve a ver afectada, esta vez por la crisis de los semiconductores.

"De nuevo nos enfrentamos a una situación inesperada por su magnitud, y que continúa alimentando la incertidumbre, complicando enormemente el día a día en la fábrica", ha trasladado UGT a sus afiliados. El sindicato considera que, antes de acordar el ERTE, ha de concluir la negociación de los 630 despidos.