Por muy duro que pueda resultar, el modelo de vivienda de España (de propietarios), necesita un cambio de base. Así lo aseguran varios de los principales empresarios e inversores del sector inmobiliario a Vozpópuli. Hay dos factores que justifican esa necesidad: el cambio estructural en la demanda y un mercado a la baja, con excedente de pisos en un principio pensados para la compraventa y vacíos de inquilinos por el impacto de la pandemia.

Y ese cambio pasa por redirigir las nuevas promociones e inversiones hacia el "alquiler social", energéticamente sostenible (algo necesario para captar fondos europeos) y preparado para no representar más del 30-35% de la renta del inquilino potencial. Una forma de garantizar retornos bajos pero seguros a inversiones en un contexto de máxima volatilidad e incertidumbre económica, con solo un 2,5% del mercado residencial dentro de lo que se considera "vivienda social".

El precio de la vivienda en alquiler ha subido un 50% desde 2013 en los mercados tensionados.
El precio de la vivienda en alquiler ha subido un 50% desde 2013 en las principales capitales.

Como informó este medio, un estudio de una de las principales promotoras, Aedas Homes, ha revelado que cerca de la mitad de los españoles ya no se emancipan hasta los 34 años. Otro estudio, de la consultora Atlas, apunta que el excedente de pisos sin vender pasó de 212.000 en 2019 a 445.000 al cabo de 2020. El Banco de España ha pedido no recurrir a subvenciones al alquiler/compra de vivienda por entender que es un mecanismo que acaba beneficiando solo a los propietarios.

Acceso a la vivienda

"El control de precios en el alquiler fracasó en todos lados y tiene menos sentido ahora, si cabe, con un mercado a la baja", dice uno de los principales portavoces del sector.

El think thank de la escuela de negocios Esade, EsadeEcPol, difundió esta semana un informe firmado por el catedrático de la Pompeu Fabra de Barcelona, José María Raya, de acuerdo al cual el control de precios acabó restringiendo la oferta, provocando economía sumergida y aumentando los precios en ciudades como San Francisco, Nueva York, Boston o Estocolmo. Dicho estudio ha alcanzado, en suma, conclusiones similares respecto al impacto de la medida en Cataluña que las que se desprenden de estadísticas difundidas por este periódico.

Empresarios del Ibex35 e inversores de capital riesgo especializados en vivienda consultados por Vozpópuli respaldan con diferentes motivos el viraje de las promotoras residenciales que venía contando este medio y que se ha visto reflejado esta semana en los nuevos planes de negocio de promotoras como Metrovacesa, Neinor, Aedas, Pryconsa, Lar o Realia.

La vivienda es el gran caballo de batalla de Unidas Podemos, toda vez que la mancha histórica de la corrupción de sus opositores y los excesos más notables del interés individual en España han girado en torno a ese bien esencial

Uno de estos empresarios anticipa que las Administraciones Públicas son cada vez más conscientes, por ejemplo, de que buena parte de las oficinas en el centro de las ciudades son, en realidad, pisos residenciales o 'patera' que podrían reciclarse (sobre todo si quedan vacías por el teletrabajo o el propio cierre de empresas) en favor del alquiler asequible de un menor número de personas.

Otro de estos empresarios incide en que la vivienda es el gran caballo de batalla de Unidas Podemos, toda vez que la mancha histórica de la corrupción de sus opositores y los excesos más notables del interés individual en España han girado en torno a ese bien esencial.

Filón menor pero seguro

Este medio ya informó de distintos informes, incluso gubernamentales, que estiman que hay nicho de mercado para entre uno y dos millones de nuevas unidades residenciales en alquiler antes de 2030. Y ello tras una inversión de entre 25.000 y 136.000 millones de euros, que homologaría el parque español con la media UE. Un estudio del sector apunta que España ha cerrado hasta ahora solo el 10% de la inversión necesaria para girar hacia un mercado de la vivienda homologable a la media UE en pisos de alquiler y cuota de vivienda con algún tipo de protección.

Paradigmático es el caso de Neinor, hasta ahora especializada únicamente en vivienda nueva para la compra de segmentos medios-altos. Aun tras obtener el mayor superávit de las promotoras cotizadas por la venta y entrega acumulada de viviendas en 2020, la compañía que tiene al hijo de Ana Botín (Felipe Morenés) entre sus consejeros ha proyectado que el 20% de su negocio empezará a venir del segmento del alquiler y bajo su propia gestión, apostando también por proyectos de colaboración público-privada como el del ayuntamiento de Barcelona.