Mitsubishi Space Star, Opel Corsa y Renault Clio. Tres nuevos modelos del segmento utilitario con tecnologías diferentes, gasolina, eléctrico e híbrido, que ofrecen lo mejor de sí en ciudad pero que no renuncian a moverse con soltura fuera de ella. Tres modelos muy diferentes en su configuración que destacan por aspectos bien distintos.

El nuevo Space Star 120 MPI es la opción más “convencional” con su motor de gasolina, precio muy ajustado (desde menos de 10.000 euros) y consumos acordes a las prestaciones de sus 80 CV, un modelo eminentemente urbano. El nuevo Clio E-Tech híbrido (desde unos 18.000 euros) es una de las sorpresas del segmento por su extraordinario rendimiento y precio todavía asequible, mientras que el Corsa-e 100% eléctrico (desde 22.000 euros con las ayudas del MOVES incluidas) es el futuro hacia donde se dirige el segmento por la presión de las normativas de emisiones.

En cualquier caso, son tres utilitarios para moverse en ciudad con catalogaciones medioambientales de la DGT también distintas, con etiquetas C, ECO y CERO y precios que aumentan en el paso de una a otra.

Mitsubishi Space Star 120 MPI

Es la opción más tradicional de lo que siempre ha representado el segmento utilitario, un modelo ahora puesto al día en muchos aspectos pero que mantiene una mecánica de gasolina adaptada a las nuevas normativas de emisiones que le ha hecho bajar de 80 a 71 CV para cumplir con ella pero que sigue ofreciendo una imbatible economía de consumo a corto y medio plazo. Porque su precio de acceso, por debajo incluso de los 10.000 euros con los descuentos de la marca si financias la compra, y sus ajustados consumos lo hacen sin duda muy atractivo desde un punto de vista económico.

También lo es por su renovada estética y las mejoras en equipamiento que ha incorporado. El cambio más notable del diseño está en la parte frontal que adopta los nuevos trazos de otros modelos dela marca y nuevos colores para la carrocería, como este atractivo Bronce arena. En el interior tiene nuevas molduras y tapicerías, además de una consola ligeramente rediseñada. El nivel básico Motion incorpora ahora de serie un sistema que alerta de colisión frontal, luces y limpiaparabrisas automáticos y un receptor de radio digital (DAB).

Dinámicamente no hay cambios y el Space Star sigue siendo un coche agradable y sencillo de conducir en ciudad, con un radio de giro muy pequeño que le permite maniobrar con facilidad en el tráfico urbano y un motor de respuesta progresiva y silenciosa a baja velocidad, con unos consumos que con cierta eficiencia en la conducción urbana pueden estar por debajo incluso de los 6 l/100 km. Por ello, como urbano ofrece una inigualable economía de consumo, difícil de igualar a corto o medio plazo por las más modernas opciones híbridas o eléctricas.

Eso sí, su uso queda muy limitado al entorno urbano, porque en carretera y sobre todo en largas distancias no resulta tan convincente. La dirección no transmite mucha precisión en curva, la suspensión es confortable pero demasiado blanda y su motor ahora con 71 CV cumple para moverse en recorridos planos pero con poca viveza en cuanto nos enfrentemos a subidas o tengamos que realizar un adelantamiento. Los consumos mantienen la buena tónica de ciudad y manteniendo los 120-130 km/h de marcador apenas superan por poco los 6 l/100 km. Para sus dimensiones, el interior es amplio y muy confortable y el maletero, con algo más de 200 litros de capacidad, se ajusta a los estándares del día a día urbano.

FICHA TÉCNICA:

VERSIÓN 120 MPI Motion; MOTOR Gasolina, 3 cilindros, atmosférico; CILINDRADA 1.193 cm3; POTENCIA MÁXIMA 71 CV a 6.000 rpm; PAR MÁXIMO 102 Nm a 3.500 rpm; VELOCIDAD MÁXIMA 167 km/h;  ACELERACIÓN 0-100 KM/H 14,1 s; CONSUMO EN RECORRIDO PRUEBA 6,5 l/100 km; AUTONOMÍA 540 km; DIMENSIONES 3.845 / 1.665 / 1.505 mm; NEUMÁTICOS 165/65 R 14; PESO EN VACÍO 955 kg; MALETERO 209 l; PRECIO 9.900 €

Opel Corsa-e

Uno de los últimos eléctricos del mercado, un modelo que se fabrica en España en la planta de Figueruelas (Zaragoza) y que, como todos los eléctricos, no es barato. Aun así, con las ayudas estatales para el desarrollo de esta tecnología (5.500 euros) y algún descuento de la marca, está disponible desde algo más de 22.000 euros. Es la opción más cara de las tres, pero aun así conviene estudiar su coste a largo plazo si tenemos en cuenta el gasto por kilómetro que supone la energía eléctrica.

Recargando con una tarifa doméstica nocturna el precio puede estar por debajo de los 0,20 euros el kWh, lo que supone que una carga completa de la batería menos de 10 euros y un coste entre 2 y 3 euros cada 100 kilómetros. A ello hay que añadir que el coste de mantenimiento en lo que revisiones mecánicas se refiere es entre un 30 y un 40% inferior al de un modelo de combustión. A muy largo plazo no resulta mucho más caro que un utilitario de gasolina.

Sus limitaciones están asociadas a las posibilidades de recarga y la autonomía, que limita su uso prácticamente al entorno urbano. Porque aunque es fácil superar los 200 kilómetros en carretera y acercarse a los 300 en ciudad conduciendo con cierta eficiencia en el modo “Eco” –que reduce potencia y par y maximiza el rendimiento de la batería– y a velocidades digamos no muy elevadas, acabas por mirar con demasiada frecuencia al cuadro de instrumentos para estar muy pendientes de la autonomía restante. Porque si te dejas llevar por sus 136 CV en su modo “Sport” y la facilidad para ganar velocidad pisando el acelerador sin contemplaciones, el Corsa-e responde casi como si de un deportivo se tratase… y la autonomía cae con rapidez. Recargarlo lleva su tiempo en un cargador doméstico normal, más de 24 horas. Conviene instalar un cargador de tipo Wallbox para poder cargar al menos a 7,4 kW y poder alcanzar el 100% de la capacidad en unas 8 horas.

Precios y aspectos económicos al margen, el Corsa-e resulta muy agradable en su conducción urbana y mucho más eficiente de lo que cabría esperar fuera de ella. Mantiene un tacto de dirección rápida y directa y unas suspensiones no especialmente blandas que permiten apoyos firmes y un paso por curva preciso y estable. En modo “Sport” sus 136 CV dan mucho de sí y el ritmo entre curvas puede ser muy alto y disfrutar de la conducción.

FICHA TÉCNICA:

VERSIÓN Elegance-e MOTOR Eléctrico; BATERÍA 50 kWh; POTENCIA MÁXIMA 136 CV; PAR MÁXIMO 260 Nm; VELOCIDAD MÁXIMA 150 km/h;  ACELERACIÓN 0-100 KM/H 8,1 s; CONSUMO EN RECORRIDO URBANO 15,8 kWh/100 km; AUTONOMÍA 316 km; CONSUMO EN RECORRIDO CARRETERA 20,5 kWh/100 km; AUTONOMÍA 240 km; DIMENSIONES 4.060 / 1.765 / 1.435 mm; NEUMÁTICOS 195/55 R 16; PESO EN VACÍO 1.530 kg; MALETERO 267 l; PRECIO 25.900 €

Renault Clio E-Tech

Es quizás el híbrido convencional, no enchufable, más “eléctrico” de todos, un Clio que estrena sistema híbrido más tarde que muchos de sus rivales pero que lo hace con un sistema sin duda tan eficiente o más que aquellos pero más agradable en su funcionamiento, en el que se siente en mayor medida la aportación de los motores eléctricos. Porque el sistema E-Tech de Renault cuenta con dos motores eléctricos, siendo el principal del 49 CV el encargado de poner en movimiento al Clio cada vez que iniciamos la marcha.

Por ello, resulta especialmente agradable en conducción urbana a baja velocidad, donde la suavidad y el silencio le deja más cerca del Corsa-e que del Space Star. Incluso se puede forzar a funcionar en modo eléctrico pulsando el botón "EV" de la consola central, aunque para activar esta función el estado de carga de la batería debe ser igual o superior al 50%. La autonomía en este modo es teóricamente de hasta 5 kilómetros, aunque en la práctica puedes llegar a lo sumo a uno o dos kilómetros, y siempre y cuando la velocidad máxima no sobrepase los 75 km/h.

En ciudad a baja velocidad, el motor eléctrico y el de combustión funcionan constantemente, el primero para mover el coche y el de combustión para recargar la batería. En carretera, el motor de gasolina es protagonista, pero a diferencia de otros sistemas híbridos se apaga en cuanto no se pisa ningún pedal. El resultado de todo ello es una alta eficiencia energética y unos consumos muy ajustados. Tanto que es fácil en ciudad conduciendo con cierta práctica aprovechando el sistema eléctrico estar en cifras entorno a los 4,5 l/100 km.

En carretera, sus 140 CV permiten moverse con viveza, mantener cruceros elevados con facilidad y recuperar velocidad con rapidez. Aunque los cambios de marcha se realizan con suavidad, cuando exiges rápidas aceleraciones se siente algo lento, no tanto como en otros modelos por ejemplo de Toyota, pero sin llegar a sistemas híbridos como el de Hyundai con su caja de doble embrague. En condiciones normales resulta una conducción muy agradable en largos recorridos.

Los tres modos de conducción disponibles —MySense, Eco y Sport— hacen una gestión diferente del sistema híbrido. En Sport ofrece una respuesta al acelerador más rápida y contundente, perfecto para cuando quieras moverte con agilidad en carretera pues es el que más tiempo mantiene el motor de combustión encendido, bien para ayudar a ganar velocidad, bien para cargar la batería, ya que trata de que esta esté siempre por encima del 50%. En el modo Eco, la respuesta al acelerador se vuelve claramente más lenta y permite optimizar los consumos sobre todo en ciudad aunque pierde viveza de respuesta. Un utilitario que combina un precio más o menos asequible con las ventajas de los bajos consumos y la etiqueta ECO de la DGT.

FICHA TÉCNICA:

VERSIÓN Clio E-Tech Intens; MOTOR Gasolina, 4 cilindros + 2 eléctricos de 49 y 22 CV; CILINDRADA 1.598 cm3; BATERÍA 1,2 kWh; POTENCIA CONJUNTA 140 CV; PAR MÁXIMO 144 Nm; VELOCIDAD MÁXIMA 180 km/h;  ACELERACIÓN 0-100 KM/H 9,9 s; CONSUMO EN RECORRIDO PRUEBA 5,2 l/100 km; AUTONOMÍA 750 km; DIMENSIONES 4.050 / 1.798 / 1.440 mm; NEUMÁTICOS 195/55 R 16; PESO EN VACÍO 1.313 kg; MALETERO 254 l; PRECIO 17.860 €