Los sindicatos aprietan. A punto de vencerse el plazo para que expire la última renovación de los 1.500 trabajadores del SEPE contratados por la pandemia, los representantes de los trabajadores solicitan que se comunique cuanto antes su continuidad. En concreto, es el próximo 30 de junio cuando vence la renovación que se produjo hace tres meses, pese a que los ERTE continuarán en vigor al menos hasta finales de septiembre.

La renovación de los contratos de estos trabajadores depende del Ministerio de Política Territorial y Función Pública, que dirige Miquel Iceta, pero debe recibir también el visto bueno de Hacienda, que autoriza los costes de estas contrataciones, a través de la Dirección General de Costes de Personal. A Trabajo, por tanto, el mantenimiento de estos puestos de trabajo le afecta de forma indirecta puesto que, aunque no depende del ministerio que preside Yolanda Díaz su renovación, sí afecta al trabajo diario de las oficinas.

Según apuntan fuentes de la Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) consultadas por Vozpópuli, las reuniones con Función Pública se están incrementando los últimos días para que se decida si estos trabajadores continúan en las posiciones creadas por la covid, una decisión que además debe de ser tomada cuanto antes por el inicio de las vacaciones de verano. "Todavía está en el aire su renovación, pero la carga de trabajo por la gestión de expedientes sigue siendo alta. Nos hemos dirigido a ellos porque solo quedan 15 días", explican desde CSIF.

Desde CCOO, por su parte, denuncian la "incertidumbre" que los temporales están viviendo estos días. "Estamos a la espera de esta última prórroga de la que no tenemos ninguna comunicación. La sobrecarga de trabajo sigue siendo total", explican desde el sindicato. Aunque reconocen que el número de afectados por el ERTE está muy lejos del número de la última renovación, a su juicio el SEPE sigue necesitando personal.

"Nosotros calculamos antes de la pandemia que la plantilla del SEPE necesitaba 10.500 trabajadores para ser mínimamente satisfactoria". Ahora, con una total de 8.400 empleados, "sigue estando muy por debajo de lo que se necesita, teniendo en cuenta además que el número incluye los contratados por la pandemia". Según CCOO, "hay unidades que se encuentran al borde del cierre", y los refuerzos son especialmente necesarios en lugares como Madrid, Barcelona o Baleares.

El SEPE renovará a 635 más

Con todo, estas 1.500 renovaciones no son las únicas que tiene pendiente el SEPE. También el próximo 30 de junio concluye el plazo máximo de tres años para el que fueron contratados 635 empleados más, los interinos por contrato programa.

"Nos han comunicado que les han renovado", apuntan desde CSIF, aunque todavía no está plasmado sobre el papel. Se trata de que "legalmente ya no podemos hacer una reanudación o prórroga del contrato temporal", explican desde CCOO, por lo que esos puestos están considerados en la OPE de estabilización de puestos a la espera de los resultados. "En tanto eso se desarrolla, hay que dar continuidad a los que está funcionando", apuntan desde el sindicato.

En las próximas dos semanas, Función Pública decidirá si los 1.500 empleados contratados en el SEPE por la pandemia continúan en sus puestos o si, por el contrario, se rescinden los contratos.