Boyacá y Sociedad General Española de Librería (SGEL), las dos principales empresas de reparto de prensa y revistas de España, ultiman los términos de su fusión para crear un gigante del sector después de años de una caída constante en el consumo de prensa y revistas en soporte impreso. La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) ya estudia la operación y, de forma paralela, las empresas han puesto en marcha ajustes de personal para culminar la operación.

Según las fuentes consultadas por Vozpópuli, SGEL ha comunicado a casi una treintena de sus repartidores autónomos que prescindirá de ellos a partir del 31 de mayo. Mantendrá a unos pocos, alrededor de siete, que son asalariados. La compañía ha ofrecido a los autónomos de los que ha prescindido una indemnización de 45.000 euros pagadera a lo largo del año.

Boyacá es el líder de distribución de prensa en España que trabaja en 21.000 puntos de venta repartidos en 5.000 ubicaciones en todo el país. La empresa reparte más de 2 millones de periódicos al día y realiza más de 100.000 suscripciones diarias a domicilio, de acuerdo con los datos disponibles en su página web.

En cuanto a SGEL, la compañía es el mayor distribuidor de revistas internacionales en España y el principal exportador de revistas españolas. La compañía, que cuenta con una filial de comercio electrónico, Celéritas, pertenece al fondo Springwater y está presidida por Eduardo Montes, expresidente de Siemens España y de la Asociación Española de la Industria Eléctrica (Unesa).

Desde la empresa señalan a este diario que los despidos no están vinculados con la fusión y que responden a la caída del consumo de publicaciones impresas y al reajuste de la demanda de estos productos. Entre los trabajadores hay temor de que se puedan producir nuevos despidos en las próximas semanas.