El Santander Portugal va a avanzar con dos planes para reducir su plantilla en el país luso, destinados a los trabajadores de más de 55 años y a los de sucursales fusionadas o cerradas, aunque no desveló el número de salidas que prevé.

Estos dos planes fueron anunciados este viernes en un comunicado interno de la comisión ejecutiva, divulgado por medios portugueses, en el que explica que los planes arrancarán el 8 de marzo y que se dará prioridad a las rescisiones "voluntarias".

Estas medidas suponen "un esfuerzo renovado de permitir concretar salidas por mutuo acuerdo, manteniendo condiciones muy por encima de aquellas que puedan resultar de la acción de procesos unilaterales", recoge el comunicado.

Programa destinado a mayores de 55

El banco lanzó un programa destinado a los mayores de 55 años, tanto de sucursales como de los servicios centrales, a los que se ofrecerán propuestas de jubilación o de rescisión por mutuo acuerdo, y que estará abierto durante tres meses.

El segundo plan se dirige a los trabajadores de las sucursales afectadas por la reestructuración de la red de oficinas con los que no se ha llegado a un acuerdo anteriormente y se desarrollará entre el 8 y el 26 de marzo.

El Santander cerró 2020 con 5.980 trabajadores en Portugal, tras la salida de 208 empleados a lo largo del pasado ejercicio.

El año pasado se cerraron además 62 sucursales, con lo que la entidad cuenta con una red de 443 oficinas.

Los planes de reducción de plantilla fueron anunciados el mismo día que el banco comunicó que cerró 2020 con unos beneficios de 295,6 millones de euros, un 43,9 % menos que en 2019, debido a la pandemia del coronavirus.