Buenas noticias para el sector del automóvil en España con la decisión tomada por la Comisión de Hacienda del Congreso de aprobar una enmienda del PDeCAT (con el apoyo de PP, Vox y ERC). Esta revierte el aumento del impuesto de matriculación que se produjo en enero, con la correspondiente subida de precios de los coches, como consecuencia de la entrada en vigor de la nueva normativa comunitaria de medición de emisiones, basada en el ciclo WLTP. Una posible reordenación de los tramos del impuesto de matriculación que hizo que miles de turismos que estaban exentos de pagar el impuesto tuvieran que hacerlo desde enero y que otros vieran cómo el importe subía al cambiar de tramo.

Esta medida ha supuesto en estos meses un encarecimiento de los coches de unos mil euros de media y ha enfrentado al sector con el Gobierno que no quiso, como sí han hecho otros países de nuestro entorno, modificar los tramos del impuesto en función de las nuevas cifras generadas por la actual normativa WLTP.

Ahora, con la decisión del Congreso, podría revertirse una situación muy perjudicial para el sector, que ha visto como las ventas caían de forma alarmante en estos cuatro primeros meses del año. Una decisión que debe todavía de pasar un último trámite en el Senado para ser definitivamente aprobada y que da esperanzas a las marcas y los concesionarios de enderezar el rumbo de un ejercicio que ha comenzado sin duda torcido.

El Gobierno hizo caso omiso a las peticiones de las diferentes patronales del sector para evitar esta subida de precios que llegaba después del desplome de matriculaciones causado por la pandemia y que ahora no se ha tomado nada bien la decisión de tumbar la polémica medida. Y ha sido la ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, una de las voces más críticas calificando de "regalo demagógico" la modificación en el Congreso del impuesto de matriculación.

"La fiscalidad de la energía es un tema sensible para las economías domésticas y la industria y para las señales que queremos enviar a la sociedad. Nos hubiera gustado poder hablar de la fiscalidad del automóvil en ese contexto de conjunto y no hacer regalos demagógicos que no son buenos ni para la industria ni para los consumidores", ha lamentado la ministra.

Francia y Portugal sí adaptaron la norma

Según Ribera, las normas europeas obligan a que los coches no emitan más de 95 gr/km de CO2 y cree que algunos grupos han decidido regalar la matriculación hasta los 145 gramos. Lo que no reconoce la ministra es que estos tramos llegan por una nueva forma de medición, ni mejor ni peor, pero sí diferente que ha trastocado los tramos de impuestos conocidos y que sí han modificado países como Francia o Portugal para evitar un derrumbe de las ventas como ha ocurrido en nuestro mercado.

Ahora, la ley salida del Congreso deberá ser refrendada por el Senado antes de entrar en vigor y la enmienda en ella incluida hace una corrección técnica de los tramos de emisiones de dióxido de carbono (CO2), con el fin de anular la subida de facto de esta tasa que supuso la aplicación de la WLTP para muchos modelos de vehículos. Hasta ahora, los vehículos que emiten hasta 120 gr/km de CO2 no pagan impuesto de matriculación, mientras que esta tasa es del 4,75% entre 120 y 160 g/km, del 9,75% hasta 200 gr/km y del 14,75% para los que superen esa cifra.

Para neutralizar la subida del impuesto que para un mismo vehículo ha supuesto la aplicación de la WLTP, la propuesta de PDeCAT eleva a 144 gr/km las emisiones a tipo 0, hasta 192 gr/km las emisiones gravadas al 4,75%, hasta 240 gr/km las gravadas al 9,75% y a partir de 240 gr/km las que llevan un gravamen del 14,75%.