El WLTP es la nueva norma de homologación de emisiones y consumos de los turismos desde el pasado 1 de enero. Un cambio sustancial que está teniendo efectos directos en el bolsillo de los compradores, ya sean particulares o de grandes flotas. Porque la aplicación de esta nueva normativa para la medición de los ciclos de consumo homologados aumenta las cifras homologadas de consumos y emisiones. Esta nueva forma de medición es más estricta, con el objetivo de asemejarse más al uso en la vida real de un coche.

Por ello, muchos vehículos que estaban exentos de su pago, al estar por debajo de las cifras exigidas de emisiones, ahora están obligados a pagarlo. Solo menos del 10% de los vehículos continúan disfrutando de la exención del pago de ese impuesto, cifra que con la normativa anterior era casi del 40%. Y muchos otros coches que ya lo pagaban, han saltado de tramo impositivo con las nuevas cifras aumentando el importe del impuesto.

Por todo ello, la recaudación por el impuesto de matriculación aumentó en el primer trimestre del año un 54,82% con respecto al mismo periodo del año anterior, hasta casi 150 millones de euros, pese a haberse matriculado un 27,7% menos de vehículos; o lo que es lo mismo, más de 70.038 unidades menos. Según el avance de la Estadística del Impuesto de Matriculación de la Agencia Tributaria, en marzo se ha triplicado la recaudación con respecto al mismo mes del año anterior, si bien hay que tener en cuenta que en marzo de 2020 el Gobierno decretó el confinamiento de la población y entonces se matricularon un 76% menos de vehículos, casi 36.000 unidades menos.

La cuota media que ha ingresado el Estado en el primer trimestre de este año se ha duplicado (un 114,4 %) y ha pasado de 382 euros en los primeros tres meses de 2020 a 819 euros en el mismo periodo de 2021. Por lo que respecta a marzo de 2021, la cuota media a ingresar ha sido de 807 euros, más del doble que la registrada en el mismo mes de 2020.

Exentos del impuesto de matriculación

Del total de vehículos matriculados en el primer trimestre de 2021, un 34,6% de todos los matriculados (63.073) estuvieron exentos de pagar el impuesto, al arrojar la medición unas emisiones iguales o menores a los 120 g/km de CO2, frente al 70% del total que lo estuvo en el primer trimestre de 2020 (176.826 unidades).

Pese a la caída interanual de las matriculaciones en el primer trimestre, de un 27,73%, este año es mayor el porcentaje de los que pagan un impuesto de matriculación del 4,75% en la Península y del 3,75% en Canarias –los que tienen emisiones de más de 120 g/km y menores a 160–. En concreto, en el primer trimestre del año un 54,9% (100.258 unidades) han pagado este tipo, frente a sólo el 25% (63.203 vehículos) que lo hicieron en los primeros tres meses de 2020.

También es superior el porcentaje de los que pagan un impuesto del 9,75% –los que tienen emisiones iguales o mayores a 160 g/km y menores a 200 g/km–, que han pasado de suponer el 3,4% (poco más de 8.500 unidades) en el primer trimestre de 2020 al 7,4% (casi 14.000) en el de 2021. Lo mismo ocurre en el caso de los que tienen un tipo del 14,75% –los que tienen emisiones iguales o superiores a 200 g/km–, que fueron en el primer trimestre de 2020 un 1,6% (3.960 unidades) del total de vehículos matriculados, frente a un 3,1% (5.594) en los primeros tres meses de 2021.

Por tipos de combustible, un 61,9% de los vehículos que se han matriculado hasta marzo son de gasolina, que han representado el 55,8% de la recaudación con una contribución de 83,31 millones de euros. Los diésel, que han supuesto el 34,7% de las matriculaciones totales, han representado el 44 % del total de la recaudación por el Impuesto de Matriculación, con 65,72 millones de euros, mientras que otros tipos de vehículos, que concentraron hasta marzo el 3,3% de las matriculaciones, han supuesto sólo un 0,2% de la recaudación, con 338.741 euros.