El Banco Santander obtuvo un beneficio neto atribuido de 2.054 millones de euros en el primer trimestre del año, lo que supone un 10 % más que el año anterior, gracias al tirón de varios mercados en los que opera como Brasil, España y México.

En un comunicado enviado hoy a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), el grupo financiero ha explicado que la diversificación geográfica "sigue siendo una de las grandes fortalezas de Santander", ya que en el primer trimestre el beneficio aumentó en ocho de sus diez mercados principales.

Los clientes vinculados, que son aquellos que consideran a Santander su banco principal, aumentaron en 3,3 millones, hasta 18,8 millones, desde el primer trimestre de 2017, en tanto que la ratio de morosidad del grupo cayó hasta el 4,02 %, con una rebaja de 135 puntos básicos desde la integración del Banco Popular en junio de 2017.